Delincuentes que mataron cabo de la PN vendían drogas en el callejón “La Chancleta”, en Cristo Rey

Santo Domingo.-El cabo de la Policía Nacional que resultó muerto  en Cristo Rey el pasado viernes había sido amenazado  por narcotraficantes en reiteradas ocasiones para que no fuera al callejón conocido como “La Chancleta” del referido sector, donde supuestamente operan un punto de drogas.

El hoy occiso es el cabo Steven Contreras, de 24 años, quien falleció a causa de heridas múltiples de bala por Bienvenido Javier Ángeles Guerrero, de 27 años, y Julio Santiago Taveras Tejada, de 31, quienes se encuentran prófugos de la justicia.

Según declaraciones de los residentes del lugar, no identificados, explicaron que mientras el cabo Steven y un amigo suyo esperaban a la novia fuera de la vivienda de esta,  Bienvenido y Julio les pasaron caminando por entre ambos, rozándolos y sin pedirles permiso, lo que dio origen a la riña, alrededor de  la 10:30 y 11:00 de la noche.

Añadieron que cuando comenzaron a discutir, Julio llamó a José Antonio Guerrero, de 42 años, quien es asimilado de la policía y se encontraba en su casa en el callejón “La Chancleta”, provocando un intercambio de disparo donde el asimilado también resultó herido de balas y recibe atenciones en un centro de salud.

Residentes del sector también alegaron que en varias ocasiones Steven y los narcotraficantes habían tenido diferencias por hecho de que el hoy occiso era miembro de la policía  y los hombres en el referido callejón operan un punto de venta de drogas.

Indicaron que los narcotraficantes controlaban todos los accesos por donde se llega a la residencia de la pareja de la víctima y otras viviendas, por lo que le molestaba que fueran personas que no fueran clientes o residentes del callejón.

Afirmaron que Bienvenido Javier y Julio Santiago, tras cometer el hecho, huyeron con el arma de Contreras y otra de Antonio Guerrero y permanecen prófugos.

Familiares del cabo de la Policía Nacional.

Los familiares agregaron que Steven, siempre tuvo una personalidad tranquila y que hace tres meses sostenía una relación con la joven a quien calificaron como una muchacha con cierto “carácter de formalidad”.

La tía de Steven, Paulina Contreras,  expreso que no saben detalle específico como ocurrieron los hechos, pero que solo tenían entendido que le pidieron a su sobrino que no entrara al lugar con la luz del motor prendida, porque supuestamente en ese callejón operaba un punto de drogas.

Los parientes del cabo de la Policía Nacional, esperan que se realice justicia y que le expliquen la manera en que ocurrieron los hechos.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

  • Etiquetas
  • d3
Compartir
Noticia anteriorMinisterio de la Juventud entrega 500 becas universitarias
Noticia siguienteFOA invita a lo grande a publicistas y mercadólogos a través de una valla publicitaria