Demandan respeto a Carta Magna y retiro de ordenanza Minerd

Los obispos se oponen a la ordenanza sobre política de género del Minerd.

El Consejo de Pastores y Ministros de la Asociación de Iglesia de Jesucristo Fuente de Amor mostró su preocupación ante la “convulsionada y amenazada paz nacional” debido “a los intentos de aprobar e implementar temas de gran impacto”, como la modificación a la Constitución para garantizar la reelección presidencial.

En un manifiesto, la organización religiosa expuso sobre una eventual reforma a la Carta Magna que “este despropósito no encontrará espacio para su aceptación, debido a que los buenos dominicanos estaremos siempre levantados defendiendo esta tierra para mantener firmes los principios bíblicos, contribuyendo a la estabilidad y la paz que desea la gran mayoría”.

Igualmente opinaron sobre la orden departamental No. 33-2019 del Ministerio de Educación (Minerd) que busca el diseño de aplicación de la política de género, así como de la no implementación de la Ley 44-00, sobre la Lectura de la Biblia en las Escuelas.

Sobre la iniciativa del Minerd, los pastores pidieron que sea derogada, al considerar que “contradice lo establecido en la Ley 66-97 General de Educación, en su Artículo 4 letra e, de que todo el sistema educativo dominicano se fundamenta en los principios cristianos, evidenciados por el libro del evangelio que aparece en el escudo nacional”.

El Consejo de Pastores cree que la aplicación de políticas de género “abre las puertas a ideologías que destruyen las familias, valores y culturas”.

Respecto a la Ley 44-00, apuntaron que este reglamento no ha podido ser implementada por la falta de interés de las autoridades, ya que “es un plan que obedece al compromiso de incluir al país en la agenda internacional con aberrantes criterios mundialistas”.

“A medida que la cultura cambia y las generaciones pasan, no hemos sido dejados solos para cuestionarnos sobre cómo debemos vivir como hombres y mujeres. En las escrituras se evidencia que hemos sido creados con distinciones”, valoraron.

Las declaraciones fueron firmadas por el supervisor nacional de la organización, Misael de los Santos, y el obispo Luis Alberto Reyes.

Los obispos además advirtieron que la inseguridad ciudadana ha dejado de ser un problema en la agenda nacional, y se ha convertido en un problema de gravedad. “La situación es tal que la delincuencia y la inseguridad no solo tocan las puertas de los ciudadanos comunes, sino las de las propias autoridades, el temor no solo afecta a los dominicanos, sino también a los turistas”, dijeron.

La violencia de género es “imposible de controlar”

Los líderes religiosos hablaron también sobre la violencia de género y los feminicidios en el país. Citaron que en el 2017, se registraron más de 59 mil denuncias de violencia de género, 5,808 delitos sexuales y 17,148 órdenes de protección. “Solo el 14 % de las denuncias presentadas son judicializadas y el 2% culminan logrando una sanción penal”, expresaron. “Es una epidemia imposible de controlar”, apuntaron los obispos.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorLa amenaza de reforma sigue
Noticia siguientePacquiao sale como favorito esta noche ante Keith Thurman