El Inventario Secreto de Abilio Estévez

Hace tres años, durante la IV Feria Internacional del Libro Domínico-Hispano que se celebra en Orlando, Florida, un grupo de participantes hacíamos comparaciones sobre el discurrir de la literatura en diversos países del continente y caímos en los aspectos que diferencian la novelística dominicana de la cubana, destacando la apabullante presencia de narradores de la isla hermana en prestigiosas editoriales internacionales, muy especialmente en las españolas, lo que no ocurre, salvo contadas excepciones con los nuestros. Volví a reflexionar en esa realidad al leer la novela Inventario Secreto de La Habana, del escritor cubano Abilio Estévez, en la que pasa balance a la vida social y cultural de su país antes y después de la Revolución.

La novela en cuestión hace un retrato de la capital cubana como una ciudad decadente y arruinada, donde todo transcurre en un letargo desesperante que el autor, nacido en 1954, describe con los nombres de protagonistas como los escritores Virgilio Piñera, José Lezama Lima, Alejo Carpentier Dulce María Loinaz y José Rodríguez Feo, con los huéspedes ilustres Ernest Hemingway, Federico García Lorca y Luis Cernuda, entre muchos. Además de recrear la “Cuba de las bicicletas y los toros capados”, como diría Montaner, Estévez reconstruye el mundo nostálgico de La Sonora Matancera y el gran Benny Moré, hasta trasladarse a la del exilio con una Celia Cruz, la “Nueva Orisha, Reina de la Salsa”, que acuñó en Nueva York su grito de guerra: “!Assuca!”.

Probablemente lo que más requiera en estos momentos la novelística dominicana, y hasta la misma sociedad en su conjunto, es de obras que pasen balance a lo que hemos sido tras la decapitación de la dictadura trujillista, en medio de tantos hechos locales y globales que nos han afectado sensiblemente.

Con el aval de Tusquets Editores, en su colección Fábulas, puede leerse lo que define como “un verdadero paseo sentimental”, todo un “mosaico compuesto de memoria y ficción”. Esperaremos por un inventario novelístico secreto de Santo Domingo, rico y pintoresco como el de La Habana.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anterior¡Al filo de paz!
Noticia siguienteQuisqueya venció a Guaymate y está a un paso de la serie final