Héroes de Junio. La Historia Prohibida

Esta crítica pretende ser útil y honesta (aunque útil sea dificultoso si tomamos en cuenta que de un fiasco es imposible escribir algo interesante). Relata la expedición del 14 de junio de 1959 por Constanza para enfrentar la tiraría trujillista. El defecto de la película es el mismo de todas, no es exclusividad de ésta, ¿cuál?, para quien conoce la historia, la película es nimia, anodina. Para cualquier otra persona ajena al tema, es inservible. Yo vivía en Constanza con 6 años cuando eso ocurrió. Mi padre estuvo envuelto debido a que quiso salvar a dos expedicionarios que encontró en Los Mañanguises, Constanza, pero no pudo y se vio obligado a entregarlos para salvar el propio pellejo, algo que lo amargó hasta su muerte, asesinado en el 1965, como combatiente constitucionalista. Tiempo después pude leer con estupor el diario de campaña de esos héroes de junio, escrito por Johnny Puig Subirá, quien fue asesinado y su cuerpo desaparecido por la tiranía. De alguna manera, de su testimonio se conforman varias escenas del contenido de la película. Ahí empieza el gran problema cuando constatamos que no existe un hilo conductor –que tampoco cita la fuente– Pues bien, siempre vi en ese diario el potencial para un filme digno. Tiene lo que debe tener un guion diestro cuyo objetivo es mostrar un hecho trascendental que nos lleve a interesarnos por conocer más cosas y quien no conozca nada al menos se le despierta el interés. Hay que repetir que la secuencia cronológica de una historia en el cine debe ser proporcionada por un enganche que conquiste la atención y genere impacto emocional armónico con un hilo conductor capaz de estimular. Pues bien, si fuera a evaluarse apenas con pocas palabras, diría que es un piadoso trabajo de un estudiante inicial de cine, cuya motivación es agradecer a esos héroes (lo cual sus familias siempre aplauden, independiente de su calidad y valor histórico). Pero resulta que no hay valores artísticos ni históricos en modo alguno. El autor de la película jalona toda esa magnífica historia y lo pasa por su cedazo, con sus propios motivos y valoraciones estéticas (?) e ideológicas cuyo resultado es un “arroz con mango”. Es el tipo de películas que están modeladas por una maldición: la manía de la creación panfletaria, chauvinista y terriblemente maniquea, redundante de clichés y falsedad artística. Suelen tener una estructura manida por el anonimato del talento para el cine. En suma, es un estelionato cinematográfico.

H Género: drama histórico. Duración: 93 minutos.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorConociendo al escultor Freddie Cabral V
Noticia siguienteEse no es Marchena