¡Conoce su paciencia!

En la vida lo que no es cuestión de poder es cuestión de tiempo, y Dios controla ambos. En ingeniería de suelos existe un proceso llamado decantación, que es la separación de fluidos y sólidos. Un amigo experto en la materia dijo: todo se decanta, temprano o tarde. Y es que llega el día donde las mentes se sacuden y como cada partícula de tierra se separa del agua y la luz la traspasa, la conciencia se aclara y Dios pone todo en su lugar. Su paciencia es el lapso donde los componentes de nuestras batallas se decantan, mientras los procesos divinos nos habilitan para una mejor temporada. Su mano dispone tus pasos, por tanto quienes le ponen en primer lugar no esperarán el último minuto para ver su gloria.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorBCRD clausura XI diplomado para comunicadores
Noticia siguienteOriginar o desembocar en, no desencadenar en