No buscarla

La felicidad motiva mucho análisis y teoría sobre cómo alcanzarla; en la cultura occidental es uno de los bienes máximos y más deseados. Pero para el psicólogo ruso Dmitri Leontiev, hay que cuidar no hacer de la felicidad un objetivo de vida “Desde hace un tiempo, toda la filosofía mundial se dio cuenta de que cuando la felicidad se convierte en un objetivo, empieza a huir de nosotros. La felicidad no viene a aquella gente que busca ser feliz, sino a la que persigue otros objetivos, y como regla, la felicidad la alcanza como un resultado secundario”, sostuvo. O sea, en cuanto a felicidad, la visión debe ser encontrarla, no hallarla. El que busca, halla, y quien no busca, encuentra.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorPUCMM y Udiep firman acuerdo de colaboración
Noticia siguienteLa Biblia», con mayúscula pero el artículo en minúscula