Mujeres revolucionarias analizadas por Lucy Arraya

Ni izquierda ni derecha han favorecido las conquistas de la mujer. Es el planteamiento central del ensayo Mujeres en la Historia de las Ideas Políticas y Revoluciones, de la doctora Lucy Arraya, recién publicado en español e inglés, para una mejor circulación en el público hispano y angloamericano. La intelectual mocana, especialista en derecho internacional, hace una cronología sobre la participación femenina en los planos locales y globales de las luchas políticas y sociales, lo que en su opinión no ha sido justamente valorado por los sistemas que se han dividido el mundo en los siglos XX y XXI. Arraya sostiene que pese a las diferencias entre las potencias Estados Unidos y Rusia, representantes del capitalismo y el comunismo, ambas mantuvieron posiciones “que anulaban, subestimaban y menospreciaban las posturas políticas de la mujer”. Proclama que “ni capitalismo, ni socialismo, ni derecha ni izquierda han favorecido los derechos de la mujer, al contrario, han utilizado la imagen de la mujer para coyunturas políticas machistas, como se dio durante los gobiernos de Joaquín Balaguer que designó mujeres como gobernadoras en las distintas provincias”. Con semblanzas de mujeres revolucionarias de todo el mundo, la autora se pregunta: “¿Qué pasó en los países hermanos de Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, México con las oportunidades a las mujeres? ¿Qué pasó en los Estados Unidos y por qué no han podido elegir a una mujer como presidente? Y ¿Qué podemos decir de Rusia?”. Las respuestas, resalta, están por ser respondidas por los sistemas políticos y económicos vigentes. Mientras la doctora Celsa Albert Batista, prologuista, destaca la capacidad de síntesis de Arraya, la doctora Josefina Padilla, presentadora, observa la objetividad de la investigación, coincidiendo en que constituye un estímulo para que la mujer continúe abriéndose paso, pese a las dificultades que pueda encontrar en sus luchas. La doctora Elizabeth Manley, catedrática estadounidense, dice en el epílogo que las respuestas a las preguntas del ensayo son de hecho “trabajos en proceso”. Se trata de un tema palpitante para debatir.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEl Gatopardo
Noticia siguienteRestaurante 100 Montaditos abre sucursal