Penoso

    El caso de Nery Gil Ferreira, la mujer que previo a su muerte colgó un vídeo en el que denuncia negligencia en el hospital Presidente Estrella Ureña, será muy difícil de explicar por no decir justificar por las autoridades y los médicos de ese centro, porque ella dejó lo que viene a ser un testimonio, un mensaje que tuvo tiempo de colgar en las redes. Los familiares dicen que tenía seis años en el barrio Pastor de Bella Vista, donde cuidaba niños. Una semana antes de su deceso informó a los allegados de su situación de salud y que debía presentarse al hospital. Era asmática y diabética. Es una pena que -aún en gravedad- se sintiera abandonada.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorDiputado dice MP negocia con prohibición de la hookah
    Noticia siguienteLas conductas omisivas