Expresión parlamentaria

Señor director: Si partimos de manera objetiva, de que la democracia es un sistema político que defiende la soberanía del pueblo y el derecho del pueblo a elegir a sus representantes, solamente los representantes elegidos por el pueblo pueden decidir por el pueblo.

La efectividad de esta afirmación radica entre otras, en la garantía real y verdadera de la protección y respeto de uno de sus pilares fundamentales: la libertad de expresión como esencial de la condición humana y como derecho fundamental; y en ese sentido, corresponde a cada representante, el mismo derecho de expresar y presentar sus ideas (lo cual incluye presentación de propuestas), es decir, y haciendo referencia al caso específico de cada legislador ante una eventual propuesta de reforma constitucional, es tan legítimo que un grupo de legisladores presente una oposición a modificación de la Constitución como que otro grupo presente una propuesta de modificación, dejando atrás esquemas de comportamiento y reclamos basados en experiencias pasadas que responden a otro contexto y época del pasado.

¿Tratar de impedir con protestas, atacar e irrespetar a uno u otro grupo porque exprese su propuesta no es avasallar, no es arbitrariedad, no es agredir?

¿Por qué asumir, descalificar, irrespetar, atacar e intentar coartar a quien exprese una idea o propuesta diferente? ¿No sería esto desconocer la dignidad humana y, en consecuencia, inobservar los demás principios y valores de la democracia?

Dejemos que a nuestros legisladores legítimos le fluyan libremente las ideas y propuestas y que decidan con libertad por medio de debates dignos, a partir de la presentación de una propuesta formal, pues para que podamos decir que verdaderamente hay democracia representativa en nuestro país, las decisiones deben adoptarse por personas reconocidas por el pueblo como sus representantes.
Catalina Olea Salazar
Abogada

El PLD

Señor director: Como hemos venido sosteniendo, en esta coyuntura creemos que la dirigencia del PLD debe y tiene que ponerse de acuerdo, y verse en el espejo de otras organizaciones políticas, afectadaspor la división, la falta de comprensión y entendimiento.

Consideramos que es un desafío del PLD seguir dirigiendo el país en beneficio de las clases más necesitadas, por lo que se debe propiciar la unidad entre sus miembros, especialmente con los dos dirigentes más importantes de esa prestigiosa organización política, que son el presidente Danilo Medina Sánchez y el expresidente Leonel Fernández Reyna.
Sebastián Solís
Periodista

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorUn año de prisión a 9 de los implicados en caso David Ortiz
Noticia siguienteMueren hombres víctimas de la delincuencia