Dilucidado

El ataque contra David Ortiz fue causa de más intranquilidad para la población y no ayudaba a la ya cuestionada imagen internacional del país, dependiente del turismo. El mismo David, que decidió seguir viviendo aquí, manifestó una vez preocupación por el estado de inseguridad ciudadana reinante. Pero ahora hay que poner el caso en su justa perspectiva. Ya sabemos que fue un caso de sicariato, o sea, alguien pagó para asesinar a Ortiz, algo estrictamente personal, no relacionado con delincuencia, la preocupación cotidiana de todos. Esto tenemos que tenerlo claro y debe tenerlo claro el resto del mundo también. Establecido que fue un intento de asesinato, urgía la tarea de rigor en casos así: determinar móvil y autor intelectual. Bien.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorRedes e idiotez
Noticia siguiente¡Loco amor!