Debate

Cada sector tiene derecho a opinar, expresarse sobre los temas del país. En ese sentido, normal las iglesias decir estamos o no de acuerdo, por ejemplo, respecto a la ordenanza 33-19 del Ministerio de Educación, para implementación de política de género en las escuelas. Pero una cosa es participar, debatir, y otra pretender descalificar de manera intransigente y sesgada, este acertado paso gubernamental, bajo ópticas prejuiciadas, fundamentalistas. Hay que insistir en eso, ante la influencia social de las iglesias aquí. Es lamentable su sospecha sobre una iniciativa enmarcada en un fin noble y elemental en democracia: derechos de las mujeres e igualdad de género. Con ellos se busca un mundo más equitativo y en nuestro país particularmente, consolidarlos sin hipocresías es urgente.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEstados Unidos sigue de cerca caso de turista
Noticia siguienteReorganizarán servicio en el Mercado Nuevo