Llamadas de Minaya y Canó convencieron a Carlos Gómez

Carlos Gómez fue firmado para el profesionalismo por los Mets el 27 de julio de 2002. Debutó en las Mayores el 13 de mayo de 2007.
Dice a elCaribe que estaba preparado para el retiro. Hace poco fue subido por los Mets, el equipo que lo firmó en 2002

Queens, Nueva York.- Carlos Gómez se encontraba a las puertas del retiro. Sin embargo, una llamada a mediados de febrero y la ilusión de volver al equipo que lo vio nacer como una estrella, le hicieron tomar otra decisión y darse otra oportunidad.

Entrando en su décima tercera temporada en Grandes Ligas, Gómez regresó con el conjunto de los Mets de Nueva York, franquicia que lo firmó al profesionalismo hace 17 años. “Me preparé el año pasado para retirarme. Me detuvo una llamada de Omar Minaya, una persona que me dio la oportunidad de ser quien soy. Y me dijo que me necesitaban y me manifestó que querían que jugará con ellos” expresó Carlos Gómez a elCaribe.

“Le había dicho a mi abogado que si no era garantizado, no iba a jugar pelota. Entonces, no llegó esa oportunidad. Básicamente, estaba en mi casa, jugando con mis niños. Y me llama Omar, y fortaleciendo la llamada de Robinson Canó, entonces, le dije por lealtad, denme una semana y allá estaremos”, indicó el jardinero que con el equipo de Syracuse (Triple A), bateó .270 con seis jonrones, nueve dobles, un triple y cinco bases robadas en 35 partidos.

Gómez, quien ha jugado más de 1,400 partidos en las Mayores y fue en su momento el prospecto número tres de los Mets en 2007, no lo pensó dos veces, y a pesar de que tiene 33 años, siente que todavía puede ser esa bujía que necesita cualquier equipo. “Para mí es un privilegio que los Mets se fijarán en mí, en esa clase de persona que pueda ayudar a un equipo a ganar. Lo único que ha cambiado es el número de edad. Siento que cada vez que pisó el terreno de juego, me siento como si fuese un niño. Disfruto el juego al máximo, creo que cada equipo necesita un personaje como yo, que en cada camerino pueda traer una sonrisa, en los momentos difíciles, y en los momentos buenos”, sostuvo Carlos, quien en la temporada 2013, ganó un guante de oro.

El pasado lunes, Gómez conectó su primer imparable con los Mets desde que fue llamado el 17 de mayo desde Triple A. Su último indiscutible con el uniforme del conjunto de Queens fue el 26 de septiembre de 2007, hace más de 11 años antes de ser cambiado a los Mellizos de Minnesota por Johan Santana en 2008.

“Muchas emociones juntas, el equipo que me dio la oportunidad de ser quien soy hoy en día, me dio la oportunidad de cambiar mi vida en general y después de casi 13 años, regresar aquí y formar parte de este equipo nuevamente, es algo emocionante. Estoy muy motivado, y aunque vengo de atravesar por una situación un poco incomoda, de tener que ir a jugar a Ligas Menores para ponerme listo, estoy listo para contribuir con este equipo”, expresó el quisqueyano desde el terreno del Citi Field.

El nativo de Santiago entiende que su papel con los Mets, probablemente, será diferente a lo que está acostumbrado.

“Desde el día primero que estaba con este equipo sabía el rol que iba a asumir, de un cuarto jardinero y en rol de veterano, tener un veterano en la banca donde pueda observar, aconsejar, donde pueda ponerse listo en cualquier circunstancia del juego, entrar tarde en el juego y hacer el trabajo. Jugar dos o tres veces a la semana”, dijo Gómez.

“Me preparé para eso, aunque en Triple A estaba teniendo otro rol como jardinero de todos los días. En los circuitos minoritarios, mi enfoque era prepararme para el papel que iba a asumir con el equipo grande”, sostuvo el patrullero que se estafó 40 bases en 2013 con los Cerveceros de Milwaukee.

Gómez, quien ha sido convocado dos veces al Juego de Estrellas, no lo amilanó el hecho de que tenía que descender a Ligas Menores para llegar en óptimas condiciones. Más bien, fue una especie de preparación que pudo aprovechar al máximo. “La frustración en mi mente y mi persona no existen. Volver después de 12 años a Ligas Menores, ese momento me sirvió para recargar baterías. Como llegué un poco tarde a entrenamiento, no tuve la oportunidad de demostrar que podía ayudar al equipo desde el inicio, así que tomaron la decisión de enviarme a las menores”, agregó.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorFirpo por ahora solo desea jugar en España
Noticia siguienteLos escenarios de Medina