Se pasó

    173

    La intervención de Juan Antonio López en la conmemoración del Día del Agricultor definitivamente dio mucho de qué hablar. No por su optimismo, oratoria y sugerencia, sino por otro detallito que arrastra al ministro Osmar Benítez. Cuando terminó acudió hasta el Presidente. Hubo necesidad de transmitir una información de persona a persona. Un dato que sólo debía recoger un oído, exclusivamente, el de Danilo Medina. López se aproxima, se inclina, lo propio hace el Presidente. Como un resorte, el Ministro aproxima su oído, coloca la mano para ampliar la capacidad receptiva, empeñado en escuchar un diálogo privado. ¿Eso es debido? ¿No es invadir la privacidad? Total, si resultaba de su incumbencia, se le comunicaría. Se pasó Benítez.

    Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
    ¿Te gusta el contenido de este artículo?

    Compartir
    Noticia anteriorMaduro cumple un año de reelecto y llama al diálogo
    Noticia siguiente¿Revolución o Evolución? Cuba-Costa Rica