No es culpa del amor

Casi a todos nos han advertido, alguna vez en la vida, o tal vez más de una vez, sobre el peligro de demostrar y de decirle a otra persona, en especial a nuestra pareja, lo mucho que la amamos.

Algo con lo que no estoy de acuerdo. Si amas dilo, demuéstralo.
Esto no quiere decir, que la advertencia se limite a la relación de pareja.

Y es que se aconseja a padres y madres sobre los límites que deben existir entre el amor y la razón para poder disciplinar correctamente a los hijos.

Lo que en verdad no se debe es acusar al amor por nuestra falta de firmeza. No es justo culpar a ese hermoso sentimiento de nuestras debilidades y hasta de nuestra falta de sinceridad.

El amor entre los hermanos no debe ser excusa para pasar por alto las faltas graves que algunos cometen y cuyas consecuencias, al final, terminarán afectando a toda la familia.

Los amigos se quieren tanto, quizás porque cuesta tanto cultivar amistades sinceras y duraderas. Se consideran hermanos del alma. Ellos conforman nuestra familia por elección.

Sin embargo, todo el amor que nos une a nuestros amigos, no tiene porqué impedirnos decirles sus verdades en la cara.

El afecto que sentimos, no significa estar de acuerdo en todo.No significa que digamos a todo que sí. No nos obliga a aprobar todo cuanto hagan o pretendan hacer. Muy por el contrario.

La mejor manera de demostrarles nuestro amor, es preocupándonos por su bienestar.

Es impedir que cometan locuras de las que a la larga terminarán arrepentidos. Amar a nuestros hijos no significa dejarlos hacer todo lo que ellos quieran, cuando quieran. No significa dejar que vivan sin límites, ni responsabilidades. No es dejarlos ir por la vida irrespetando a los demás.

El amor a nuestra pareja no debe ser el pretexto para callar lo que nos hiere o lastima.

Tampoco debe ser motivo para aceptarlo todo sin pedir razones.
En el amor, del tipo que sea, la honestidad y la franqueza constituyen dos de sus pilares esenciales.

Decir lo que no nos gusta, oponernos rotundamente a lo inaceptable, rechazar aquello que no nos resulta grato, no es un reflejo de falta de amor, como tampoco constituye una prueba irrefutable de amor verdadero el decir que sí a todo, aceptar lo inaceptable, callar y guardarse para sí, por no lastimar a otros, mil reproches que se convierten en pequeñas dosis de veneno que poco a poco aniquilan el alma.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorGestión de DGII, con valoración favorable de 91%
Noticia siguienteCrianza de los hijos: ¿A qué retos se enfrentan las madres en el siglo XXI?