Para comprender la crisis en Venezuela

I.- La guerra mediática dentro de la guerra de baja intensidad. Personas inteligentes razonando como loros amaestrados
1.- El ser humano interesado en la política debe prepararse previamente para no ser víctima de los manipuladores que acondicionan la mente nulificando la sana inteligencia. Aquellos educados para decir como cierto lo que es falso, encuentran en las personas sin dobleces, en los crédulos, el terreno adecuado mezclando asuntos diversos de modo que no sea problema impedir la turbación del ánimo. La crisis creada en Venezuela por el imperio ha hecho posible probar y examinar lo que es la guerra mediática dentro de la guerra de baja intensidad.

2.- Lo que en Venezuela ocurre a cada momento está poniendo a prueba el nivel de desarrollo o atraso político de amplios sectores de la sociedad dominicana, en lo que se refiere a las informaciones servidas de lo que realmente ocurre y de lo que supuestamente sucedió. Los espacios televisivos dedicados a difundir noticias falsas, respondiendo a instrucciones del imperio y a la ultraderecha nacional e internacional, están cumpliendo a cabalidad con los encargos dirigidos a sembrar la mentira desnaturalizando la verdad de los hechos.

3.- Sorprende la forma como personas curtidas en el quehacer político se dejan manipular con candidez. Lo que ocurre en Venezuela puede servir como ejemplo del laboratorio en el cual se ponen a prueba las maquinaciones de los grandes medios de comunicación; la combinación de la astucia y el maquiavelismo; la perversidad, la intriga y la falacia.

4.- Por medio de la guerra mediática se busca espolear, persuadir al público para que razone de modo que, desde el conocimiento de lo particular llegue a aceptar lo general, o lo que es lo mismo, de tanto repetir el concepto crisis en Venezuela, poniéndolo en primer plano, sin explicar su causa generadora, se esconde la esencia de que esa crisis es dirigida, resultante del bloqueo impuesto. Se induce a que el receptor acepte el mensaje sin mayor o ninguna explicación o razonamiento.

5.- La opinión pública internacional ha sido condicionada para que ajuste en su pensamiento la idea de que la crisis económica que afecta a Venezuela es como consecuencia del fracaso del modelo económico que allí instauró la Revolución Bolivariana, y no como consecuencia del bloqueo impuesto por los Estados Unidos con el fin de crear la desestabilización económica, financiera y social, y así motivar la desesperación de la mayor parte de la población.

II.- Causas del daño económico y social a Venezuela
6.- Algunos ingenuos creen que la crisis económica en Venezuela no tiene relación alguna con el impedimento del gobierno venezolano a tener acceso a préstamos internacionales, y a comprar productos de ninguna clase en el mercado norteamericano. De igual manera, se habla de problemas de recursos financieros, sin hacer mención a la confiscación de la empresa Citgo, propiedad de PDVS, ni el congelamiento de miles de millones de dólares en bancos de Inglaterra y Portugal, todo por las sanciones impuestas por el imperio.

7.- Como consecuencia del bloqueo económico a Venezuela, “ha aumentado de 31 por ciento la mortalidad general entre 2017 y 2018”, lo que implica un aumento de más de 40 mil muertes. Para aquellos que se dejan arrastrar a la confusión, la causa generadora de esas muertes no es el impedimento que tiene el gobierno de adquirir productos e insumos, sino Nicolás Maduro.

8.- Solamente una persona de limitada inteligencia, o con problemas mentales para razonar, no llega a comprender que el bloqueo impuesto al pueblo de Venezuela, es lo que motiva que “según un estudio realizado por la Federación Farmacéutica de Venezuela, la escasez de medicamentos esenciales es de 85 por ciento; y más de 300 000 personas están en riesgo debido a la falta de acceso a medicamentos o tratamiento. Esto incluye un estimado de 80 000 personas con VIH que no han recibido tratamiento antirretroviral desde 2017, 16 000 personas que necesitan diálisis, 16 000 personas con cáncer y 4 millones con diabetes e hipertensión que no pueden obtener insulina o medicina cardiovascular”.

9.- Pero además, “estos números son una sentencia de muerte para miles y probablemente decenas de miles de personas que no pueden salir del país para encontrar medicamentos en otros lugares. Según Informe de la ONU de marzo de 2019, debido a la desnutrición, alrededor del 22% de los niños menores de cinco años presentan un desarrollo por debajo de lo normal. Las importaciones de alimentos han disminuido considerablemente junto con las importaciones generales; en 2018 se estimaron en solo $2.46 mil millones, en comparación con $11.2 mil millones en 2013. Se puede esperar que caigan aún más en 2019, junto con una caída en las importaciones en general”.

10.- El creciente colapso de los ingresos de exportación y, por tanto, el de las importaciones, también ha creado problemas masivos de salud pública en los ámbitos de saneamiento y acceso al agua. El informe más reciente de la ONU señala que “la falta de acceso al agua, jabón, cloro y otras medidas de higiene inhibe el lavado de manos y el tratamiento del agua en el hogar” y “los hogares que no están conectados a la red de agua están utilizando pozos y aguas superficiales inadecuadamente tratadas e inseguras”. Para 2018, “79% de los establecimientos de salud experimentan escasez en el suministro de agua”, mientras que el 61% de las escuelas “están en comunidades sin acceso diario a agua potable”. “La crisis eléctrica también ha afectado a los hospitales y la asistencia sanitaria. No se sabe cuántas personas han muerto como resultado de fallas en el suministro eléctrico en los hospitales, pero durante los apagones de marzo ocurrieron muertes por la pérdida de electricidad. Las sanciones contribuyeron sustancialmente a la duración y al impacto de los apagones”.

11.- El mismo informe de la ONU señala “que dentro de los grupos más vulnerables de la crisis acelerada se encuentran los niños y adolescentes incluidos muchos que ya no pueden asistir a la escuela; personas en situación de pobreza o pobreza extrema; mujeres embarazadas y lactantes; personas mayores; pueblos indígenas; personas que necesitan protección; mujeres y adolescentes en riesgo; personas con discapacidades; y personas que se identifican como lesbianas, gays, bisexuales, trans o intersexuales”.

12.- El bloqueo contra Venezuela no solo le impide al gobierno adquirir productos e insumos, sino que recursos económicos suyos le han sido robados o congelados. Así, “activos extranjeros venezolanos han sido confiscados por gobiernos estrechamente aliados a los EEUU, incluidos $1.2 mil millones en oro que se tenían en el Banco de Inglaterra y una empresa de fertilizantes en Colombia, valorada en $269 millones. El Gobierno también tiene alrededor de $6.5 mil millones en créditos comerciales, provenientes de acuerdos de cooperación energética, que podrían ser comercializables en un estimado de $3.4 mil millones, a fin de obtener efectivo para importaciones esenciales. Sin embargo, tales ventas de activos también están excluidas en su mayoría debido a las sanciones de Estados Unidos. En algunos casos, también habrían sido aparentemente bloqueados algunos pagos con importantes montos provenientes de países que participaron en el programa Petrocaribe de Venezuela, por ejemplo, un reciente intento de pago de Jamaica por $115 millones”.

13.- Es importante recalcar que casi la totalidad de las divisas que se necesitan para importar medicamentos, alimentos, equipos médicos, repuestos y equipos necesarios para la generación de electricidad, sistemas de agua o transporte, son recibidos por la economía venezolana a través de los ingresos del Gobierno de la exportación de petróleo. Por ende, las sanciones que reducen las ganancias del Gobierno y, por lo tanto, los ingresos del Gobierno, reducen así las importaciones de estos bienes esenciales que en muchos casos salvan vidas.

14.- Si observamos el impacto que tiene la combinación de todas estas acciones, descubrimos que redujeron drásticamente la capacidad de Venezuela para producir y vender petróleo y para vender cualquier activo extranjero del Gobierno, el más importante de los cuales fue congelado y/o confiscado; y también para usar cualquier moneda extranjera, que el país todavía pueda recibir como ingreso, para comprar importaciones esenciales. Por estas razones, una proyección de referencia del PIB real de Venezuela muestra una disminución asombrosa y sin precedentes de 37.4% en 2019, en comparación con 16.7% en 2018. Se estima que las importaciones de bienes caerán en 39.4%, de $10 mil millones a $6.1 mil millones. Se espera que más de 1.9 millones de personas abandonen el país, y se espera que los impactos en la vida y la salud humana sean aún más graves que lo ocurrido el año pasado.

15.- El impacto más inmediato de las sanciones de enero fue cortar a Venezuela de su mercado de petróleo más grande, Estados Unidos, que había comprado el 35.6% de las exportaciones de petróleo de Venezuela en 2018, o unos 586 000 barriles en promedio por día. En la semana del 15 de marzo, las importaciones de petróleo venezolano cayeron a cero por primera vez, y permanecieron allí durante otras dos semanas antes de que hubiera un repunte por una semana a 139 000 barriles por día, y luego 71 000 barriles por día.

16.- El Gobierno de Trump también intervino para presionar a otros países, incluyendo a la India, para que no compraran el petróleo que había sido importado anteriormente por Estados Unidos. El 28 de marzo, Reuters informó: Estados Unidos ha instruido a las casas de comercio de petróleo y refinerías de todo el mundo a que reduzcan aún más sus tratos con Venezuela o de lo contrario se enfrenten a sanciones; incluso si esos tratos no estuvieran prohibidos por las sanciones que EEUU había anunciado, dijeron tres fuentes familiarizadas con el asunto.

17.- Si no fuera por lo condicionada que está la comunidad internacional, por los servicios de información manipulados por el imperio, otra fuera la actitud de sectores intelectuales que, históricamente, han puesto su inteligencia y energía al servicio de las mejores causas. Pero no hay duda alguna que está pesando mucho la guerra mediática que ha puesto en ejecución el equipo encargado de deformar los hechos, desfigurar la realidad y transformado la materialidad en falsedad. Para cambiar la idea de lo que es y se ve recto, en el caso de Venezuela se utiliza la distorsión combinada con recreo para así lograr que predomine lo torcido.

18.- Los datos estadísticos que figuran en este documento fueron extraídos del escrito elaborado por los doctores Jeffrey Sanchs, profesor de las Universidades de Columbia y Harvard, y Mark Weisbrot, director del Centro de Investigación en Economía Política, en el cual hacen un análisis de las razones que motivan el deterioro económico y social que hoy padece Venezuela.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorParque Enriquillo, ícono de los dominicanos
Noticia siguienteLa valentía de arriesgar