El exilio de la moderación

78

He insistido en la necesidad de una amnistía que permita el retorno al país de nuestro único exiliado político: la moderación. Mientras no logremos incorporarla al debate no encontraremos salida a los problemas que nos empatan como sociedad y alejan así toda posibilidad de acuerdos serios sobre los problemas fundamentales que se esconden detrás del ruido de las discusiones.

Requerimos más que una ley o un decreto para hacer que regrese. El muro virtual erigido con nuestras grandes diferencias hace imposible entender cuánto urge tenerla de vuelta entre nosotros. Sentarse a la mesa para zanjar las diferencias no es un signo de debilidad y mucho menos de claudicación. Mientras no lo comprendamos así, estaremos a expensas de mediadores con sus propias agendas. De ahí la dificultad en cada intento para alcanzar leyes y acuerdos que resuman el sentir de todos los actores políticos, sumiéndonos en el debate estéril e insustancial de la denuncia y la inutilidad de buscarlas a puertas cerradas, que solo demuestran el alto grado de infantilidad reinante. Por eso, escasean los acuerdos y abundan las componendas.

No hay trato al más alto nivel, ni estrechones de mano en la cúspide del liderazgo político. El intercambio no se impulsa de cara a cara, con las cartas sobre la mesa. Se da en los medios, con proclamas tan estrambóticas como superficiales, para hacer titulares, echando a un lado toda esencia. Nadie puede determinar cuándo prescindimos de la moderación cuya ausencia nos lleva de un desfiladero a otro. Lo único cierto es que ha faltado voluntad y gallardía para alcanzar acuerdos duraderos en los temas en que el país lo necesita. Voluntad que abundó, en cambio, cuando salimos de ella y optamos por enviarla lo más lejos de nosotros.

El futuro sigue siendo un lejano propósito que no alcanzaremos con muletas.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorFalsas creencias sobre el lupus
Noticia siguienteGasolina prémium», con tilde y en minúscula