¡Sinceridad!

La honestidad es una forma de sinceridad. La relación entre honestidad y sinceridad es muy parecida a la de lealtad y fidelidad. Puedo comportarme honestamente sin ser sincero. Mientras la honestidad se identifica con el los aspectos morales y el honor, la sinceridad es una condición propia del corazón, que nos lleva a un convencimiento particular del alma. Un alma honesta se dispone a ser sincera, a amar la verdad y cultivar la integridad. Más, la honestidad unifica nuestro ser para que alma y corazón estén en un mismo sentir.

La sinceridad une nuestra “identidad” a la verdad de Dios para hacernos uno con su voluntad, y es allí cuando el cielo se une a la tierra en un mismo horizonte y la justicia de Dios se manifiesta entre los hombres.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorMH da plazo para bancas completar requisitos de permiso operación
Noticia siguienteSalud y dieta