Tres Ferias del Libro en Santo Domingo

288

“Toda acción genera una reacción”, reza una vieja sentencia filosófica. Es lo que se ha producido en el quehacer intelectual dominicano con las tres ferias del libro paralelas que se han inaugurado en la Ciudad Colonial de Santo Domingo, como respuesta al criterio de exclusión imperante desde hace unos cuatro años en la organización de lo que se llegó a considerar como la actividad cultural más importante de la República Dominicana. Escritores y artistas auténticos, tal vez con más talento que los funcionarios pagados por el gobierno para que actúen para bien de toda la población, han montado sus actividades en demostración de que no se dejarán avasallar por mezquindades coyunturales.

Los dominicanos amantes de la verdadera literatura encontraron en el Taller Público Silvano Lora, cuyo lema es “Al servicio de la Cultura Popular” un espacio refrescante, contrario al sobrecargado ambiente burocrático de la cada vez más deslucida “feria oficial”. Todo el que se acerca al local, ubicado en la calle Arzobispo Meriño 104, recibe la atención espontánea de sus jóvenes y entusiastas representantes, quienes promueven obras dominicanas tan clásicas como las de Juan Bosch y Pedro Mir, hasta recientes como la del novel poeta francomacorisano Bladimir Ramos. Se trata de un evento bautizado como la Feria Marginal, pero nos adelantan que al igual que Casa de Teatro, recinto colindante, organizarán programas culturales de manera permanente.

La Feria Independiente, de otro lado, se celebra en la legendaria Cafetera de la Calle El Conde, donde naciera la Poesía Sorprendida. Libros fundamentales de la nueva narrativa dominicana como Burbujas en el Tiempo, de Patricia Báez Martínez, pueden ser adquiridos a precio de costo junto a otros textos que merecen la valoración de críticos y lectores. En tanto que un reportaje publicado el lunes por Jeury Frías, periodista de El Día, resalta las “Quejas por organización deficiente en FILSD 2019”, con críticas severas de Oneida González, de Editorial Santuario; la librera Yolanda Guzmán y Julio César Hernández, de Súper Arte. Confiamos en que nuestra cultura prevalecerá.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorJuego de Tronos
Noticia siguienteFrank Hatton, considerado uno de los pioneros de la radiodifusión dominicana