Sobre WikiLeaks

45

WikiLeaks, la página creada por Julian Assange en el 2006, vuelve a ser noticia de portadas por la detención de su fundador, quien permanecía en la Embajada de Ecuador en Londres refugiado desde 2012.

WikiLeaks no se trata de la página de Internet de un “grupo de locos” dedicados a crear revuelo en las relaciones internacionales de los Estados Unidos. Contrario a esto, fue un esfuerzo serio de periodistas, investigadores y especialistas en distintas áreas que lograron una forma abierta de comunicación como no había existido en ningún otro medio.

La página, reflejo de un trabajo sustentado con donaciones empresariales y particulares, asestó tres golpes importantes con temas que los estadounidenses merecían saber sobre sus autoridades.

Primero, WikiLeaks publicó el video de un helicóptero con soldados de Estados Unidos que en plena guerra en Irak arremetieron a tiros contra un grupo de civiles, asesinando a doce de ellos entre los que se encontraban dos periodistas de Reuters.

Segundo, WikiLeaks publicó documentos muy relevantes sobre las guerras de Afganistán e Irak y sobre esta última los documentos revelan que el sesenta por ciento de las personas que murieron producto de ella eran simples civiles inocentes.

Tercero, WikiLeaks divulgó más de doscientos cincuenta mil cables diplomáticos desde Embajadas de los Estados Unidos en numerosos países contentivos de información dirigida al Gobierno central de su país, en la mayoría de los casos con datos sobre líderes políticos. Y aunque es lógico pensar que las Embajadas recaben información sobre las figuras de trascendencia en los países en las que están establecidas, debería ser inaceptable un grado tal de espionaje que penetre hasta la vida íntima de las personas como en el caso de Gadafi, de cuyas informaciones resalta su intenso romance con una rubia enfermera ucraniana o de Cristina Kirchner, a la que se dedicaron a investigarle su salud mental.

Resulta imprescindible destacar que la veracidad de las informaciones de WikiLeaks ha sido reconocida por el Gobierno de los Estados Unidos, lo cual garantiza la credibilidad de una herramienta de información que los Gobiernos de países como el nuestro deberían agradecer porque les ha permitido no estar tan ajenos de lo que piensan las autoridades norteamericanas de nosotros y del inusual interés que han mostrado sobre nuestra pequeña isla.

Y, aunque probablemente Estados Unidos logre la extradición de Assange por haberse atrevido a publicar documentos secretos estadounidenses, lo cierto es que WikiLeaks ya “abrió gobiernos” y cambió el mundo.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorCC conocerá la conformación de comisión electoral
Noticia siguienteToronto sube a Vladimir Jr.; jugará mañana