El camino fácil (y 2)

59

No nos gustan las complicaciones. Renunciamos al primer asomo de adversidades. No nos gusta encontrar piedras en el camino. Tan pronto encontramos un obstáculo retrocedemos. Nos rendimos. Algunas veces deseamos algo con toda el alma, pero si alcanzarlo representa un esfuerzo, lo olvidamos y nos conformamos con cualquier cosa.

Sabemos que lo bueno cuesta, que para llegar a lo mejor, antes debemos sacrificarnos. Sabemos que lo realmente valioso cuesta trabajo, desvelos, malos ratos, incluso lágrimas, pero nada es más delicioso que el sabor de aquello que tanto hemos anhelado y que por fin hemos logrado. Sin embargo, intentamos conseguir las cosas fáciles, sin mayores angustias.

Ningún valor tiene aquello que se consigue fácil, aquello que no ha supuesto esfuerzo y sacrificio. Quizás nos gusta lo que poco cuesta, sin embargo, es poco el valor que le damos. Siempre será más apreciado aquello que mucho nos ha costado. Y, por supuesto, el valor nada tiene que ver con el costo en términos económicos.

Aunque nos gusta la comodidad, aunque lograr sin mucho esfuerzo es una aspiración de muchos, siempre será más apreciado lo que nos ha costado el mayor esfuerzo.

Nadie quiere pagar el justo precio por las cosas que sabe que valen la pena. Nadie quiere sufrir, ni luchar arduamente por lo que desea. A veces queremos algo con toda el alma y sabemos que alcanzarlo sería un gran logro, sin embargo, cuando comenzamos nuestro camino hacia ese objetivo y vemos aparecer los obstáculos y dificultades, retrocedemos y con gran dolor, preferimos renunciar, pues no estamos dispuestos a realizar el más mínimo sacrificio. Esa actitud es la que nos ha ido alejando de nuestros sueños y anhelos. Nos rendimos muy fácil. No estamos dispuestos a ceder. Nos detenemos ante el más mínimo obstáculo. Renunciamos ante la primera adversidad. Lo queremos todo fácil y rápido. No estamos dispuestos a esperar, ni a luchar. Deseamos que las cosas nos caigan del cielo y preferimos sentarnos toda la vida a esperar que las cosas cambien, ignorando que esos cambios, que esos sueños, solo podrán ser posibles si luchamos con decisión y coraje para lograr alcanzarlos.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorÉsika lanza al mercado la nueva fragancia “Mía”
Noticia siguienteOIEA prepara países para emergencias nucleares