Presidente, pare a los invasores

La sociedad dominicana vive uno de los peores momentos del país, debido a la delincuencia, la inseguridad ciudadana, los abusos de poder, a la connivencia de autoridades con fe pública con criminales y delincuentes que, definitivamente nos convierten en un país en estado de desorden.

Para muestra un botón, en la provincia Santo Domingo las invasiones de terrenos en posesión de ciudadanos por bandas organizadas que hacen galas del apoyo oficial y dejan en la calle a ciudadanos que han invertido sus ahorros en un pedacito de tierra para alojar a sus familias o levantar un techo.

Santo Domingo Este y Oeste, son municipios cuyos habitantes viven en zozobra, porque no tienen protección de las autoridades coercitivas y sus quejas no tienen eco en los oídos de los funcionarios, uniformados o civiles que, según el rumor, son parte indirecta del gran negocio.

La Policía no escucha porque “estamos cansado de los tigueres, los apresamos y los fiscales los sueltan”, mientras algunos representantes del Ministerio Público nunca tienen “evidencia suficiente”, cuando se trata de un ciudadano común y trabajador ante un delincuente con marcada reputación.

En Santo Domingo Oeste, por ejemplo, opera un grupo de invasores que se burla de todo el que tiene un solar, sobre todo, si no cuenta aún con el título definitivo, se aprovechan, le invaden su posesión y desafían al que habla de recurrir a las “autoridades”.

Esta situación es tan atemorizante que ningún ciudadano quiere ya comprar nada, la confianza se ha perdido y, lo grande del caso es, que atribuyen la mayor culpa al Gobierno y al partido de turno en el poder.

Por esta razón, hacemos un llamado sincero y vehemente al presidente Danilo Medina, al Procurador General de la República, al director de la Policía Nacional y al del Consejo Estatal del Azúcar, para que frenen estos desmanes acometidos por delincuentes reincidentes y la indiferencia culpable por compromiso o por omisión, de las autoridades respectivas.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorReflexiones propias de semana Santa
Noticia siguienteSe suicida de un disparo el expresidente Alan García
Santos Aquino Rubio
El autor es periodista y abogado.