El alemán y la coyuntura política-electoral

Hace dos semanas publiqué un artículo-garabato, de estos que escribo por aquí cada jueves –gracia a la indulgencia del señor director-, sobre un tema-fantasma recurrente en la historia política dominicana: la reelección. En ese artículo –o garabato-, lo primero que hice fue fijar el fenómeno en su justa gravitación nacional: recurrencia histórica-cultural. Y algo más, hablé del antireeleccionismo sin basamento doctrinario-filosófico y el hecho fáctico-contradictorio, también, de que, por delegación partidaria o centralismo democrático, he sido reeleccionista (pero, ¿cuál peledeísta –post-Bosch- no lo es?). Todo ello, para no pasar a la legión de pacientes del síndrome del alemán llamado Alzheimer que tanto estrago hace en la clase política universal.

Sin embargo, desde Horacio Vásquez –obviando, por supuesto, la dictadura trujillista (1930-1961)- y la excepción Bosch-1963, todos nuestros líderes –de larga gravitación política-electoral-, ya en el ejercicio del poder o en el ámbito de sus partidos, se han visto tentados a perpetuarse o prolongarse más allá de lo aconsejable para, de alguna forma, sutilmente, dilatar el relevo político-generacional; aunque otra tesis, creo de Fidel Castro, sentó que los líderes no se jubilan. La Constitución de 2010, refrendaba esa tesis.

Lógicamente, el maestro-prototipo de líder reeleccionista fue Joaquín Balaguer que siempre se las ingenio para imprimirle suspenso y remate histriónico a sus afanes continuistas; luego, casi todos nuestros líderes que han ejercido el poder, por múltiples razones, han apelado o amagado con esa recurrencia histórica-cultural. Unos, quizás, para disipar y sobrellevar la llamada soledad del poder; otros, sencillamente, porque no pasa por su horizonte mental -¡ni político!- jubilarse, y unos últimos, probablemente, para no ser reducidos a ceniza o “carne de cañón” de adversarios que fácil olvidan que cada ejercicio del poder trae sus bemoles y dinámica fáctica.

Se suma ahora al fantasma llamado reelección –recurrencia histórica-cultural-, un vocablo o rémora de mal gusto: la palabra-cuco “dictadura” como si tal categoría -de excepción- podría aposentarse o siquiera asomarse en un país que, contrario a otros, en los últimos 25 años –o para ser mas histórico-gráfico-exhaustivo, según Moya Pons- ha experimentado “El gran cambio”, sin necesidad de dictaduras ni de conculcar libertades públicas –con la excepción, por supuesto, del interregno 1966-78-. De ese “…gran cambio”, el PLD y sus gobiernos han sido protagonistas estelares, por más que se quiera regatear.

Finalmente, del Presidente Danilo Medina y su obra de gobierno, se podrá decir, en blanco y negro, todo lo que sus adversarios políticos –y otras voces- se les ocurra; pero jamás el de ser un Presidente que haya pretendido violentar normas democráticas ni mucho menos cuartar el escrutinio público. Por algo ha sido el Presidente más votado y valorado.
¡Así no…!

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorReflexiones propias de semana Santa
Noticia siguienteSe suicida de un disparo el expresidente Alan García