Azúcar, miel y melaza, de María Obdulia González

155

Definido por la propia autora como un devocional “lleno de fe y esperanza”, sale al mercado Azúcar, miel y melaza, de la escritora María Obdulia González, en el que se observa un esfuerzo por armonizar la sabiduría milenaria de La Biblia con las recomendaciones propias de los textos de autoayuda que se vuelven cada vez más populares entre la estresada y atribulada ciudadanía del siglo XXI. No se trata de un discurso conformista en procura de una actitud evasiva de la realidad, sino más bien terapéutico, frente a situaciones cotidianas que deben enfrentarse satisfactoriamente.

Cada capítulo está titulado con nombres de frutas y bebidas nutritivas, como en una subliminal pretensión de impregnarle dulzura a cuanta amargura pudiera encontrarse diariamente. González señala entre las actitudes negativas para el crecimiento personal la resistencia al cambio, “por la que nos perdemos tantas oportunidades en nuestras vidas”. En Suspiros y Colores dice que por el miedo a cambiar era que muchas personas “duraban tanto tiempo en empleos o por qué vivían en los mismos lugares”, preguntándose: “¿Quién sabe cuántas cosas hemos dejado de hacer por no darnos una oportunidad…?”.
El libro está dividido en 52 temas para todas las semanas del año. La presentación dice que González es dominicana, mujer de fe, madre, comunicadora social, emprendedora, charlista, articulista, experta en recursos humanos, participante en programas radiales, catedrática universitaria, terapista familiar y del habla, entre otras disciplinas. “Con este devocional queremos decirle que no importa por la circunstancia que estemos pasando, o lo que esté sucediendo a nuestro alrededor, Jehová siempre tendrá una respuesta para nosotros a través de las Sagradas Escrituras, con grandes esperanzas sobre qué hacer en cada tiempo, que inician desde la forma de educar a nuestros hijos hasta cómo saber aprovechar los talentos que nos han sido entregados”, explica.
Ahora que se acerca la Semana Santa, los lectores podrían encontrar en este devocional, además de la fe y la esperanza que refiere la escritora, algo de caridad.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorOn the Basis of Sex
Noticia siguiente“Las ilustraciones son un increíble lenguaje mundial”