Embotellar la estupidez

Señor director: De la Semana de la Moda de París viene una pieza de dinero que desperdicia tonterías, y no es un vestido. Una botella de agua de moda, si existe tal cosa, creada por Evian y otros salió a la venta por $ 67 (US $ 47, £ 42) y de repente había 4.000 personas en una lista de espera.

Incluso la marca de “arco iris en el interior” parece extraña dado que el agua más limpia es clara y, en general, cualquier color es un signo de contaminación.

No hay una regla que establezca que las personas no pueden desperdiciar su dinero en un artículo estúpido y, dadas algunas de las compras recientes en el mundo del arte, no parece haber un límite en cuanto a cuánto se puede gastar. Surge la pregunta de cómo podría gastarse el dinero de manera más sensata o incluso donarlo a organizaciones benéficas.

La verdadera preocupación no es solo gastar dinero en una botella de agua, sino también cómo se subestima el agua dado que realmente es una necesidad vital en la vida. Hay tanta gente que tiene poco acceso al agua y, especialmente, agua limpia.

Una revisión rápida en línea ofrece una lista de organizaciones benéficas que construyen proyectos de agua en África. El primero mencionado, el proyecto de agua, puede suministrar agua a dos personas por $ 68 (US $ 47, £ 42), un valor conveniente para la comparación. Seguramente esta es la mejor manera de gastar el dinero en lugar de una botella de plástico de tocador.

Suministramos agua a quienes la necesitan, en lugar de a quienes piensan que se verán mejor llevándola.
Dennis Fitzgerald
Ciudadano

Reflexiones sobre igualdad de género

Señor director: Igualdad de género a nivel social y judicial: Como entes sociales todos estamos llamados a responder de la misma forma. El respeto y derechos no tienen género
Nuestro desempeño ante cualquier profesión o institución no la define si somos hombre o mujer, tanto para ejercer como para dirigir un departamento o una institución pública o privada.
Equidad de género humano: Somos humanamente diferentes, estructura y fuerza física totalmente diferentes.
Nunca seremos iguales.

Cada día hay más mujeres en las aulas, en las oficinas, dirigiendo instituciones. Eso demuestra nuestra capacidad intelectual y deseo de superación.

Tenemos el derecho de ser libres de tomar nuestras decisiones, de alzar nuestra voz fuerte y claro. De no ser dependientes de un hombre emocional y económicamente. De equivocarnos, remediar y seguir adelante y que no se nos cuestione por el hecho de mujer. De que ningún hombre crea tener derecho sobre nosotras como una propiedad, controlarnos y decirnos que hacer o pensar.
No somos el sexo débil..

Todos los días son de la mujer. Cada día que me levanto a las 5 y media de la mañana a trabajar y salgo a las 10:00 pm de la UASD es mi día. Cada decisión, correcta o no, es tomada en mi día.
Yo tomé la decisión de tener el control de mi vida, y luchar por mis sueños y objetivos. Que nadie te diga “no puedes”. “Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”. Rosa Luxemburgo.
Ariana Suero
Estudiante

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEl Banco Popular estará en Semana Financiera BCRD
Noticia siguienteAutoridades inician asfaltado de El Almirante