¡Promesas vivas!

Todo pasa, hasta el más pesado de los sueños, todo termina, el tiempo inhala cuanto existe en un respiro, como si no hubiese sido. Los archivos sagrados vienen y van con sus líneas doradas y sus registros secretos. Habitantes del submundo, viajeros del silencio, abrazados en una vieja canción, o proyectados en el arcoíris de un recuerdo. Tal vez vibren en la tensa cuerda de una mirada o bailen en la complicidad de dos manos al andar, eso es todo. Pero vivieron bajo el sol aunque hoy agonizan entre oraciones y esperanzas, como restos de un naufragio, mecidos sobre la marea en las tablas de las promesas. Los hombres olvidan, Dios no. Sus promesas son vida. ¡El cielo y la tierra pasarán, su palabra no pasará!

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anterior“Cuando se trabaja en equipo se logran grandes resultados”
Noticia siguienteVenus vence a Jakupovic en el Abierto de Miami