Acceso a la información, un derecho fundamental

La República Dominicana fortalece el acceso a la información pública en la reforma constitucional del 2010, transformando esta prerrogativa del ciudadano en un derecho fundamental de primera generación.

Sobre el concepto de derechos fundamentales el jurista italiano-frances Luigi Ferrajoli en su obra Derechos y Garantías la Ley del más débil, expresa “Son derechos fundamentales todos aquellos derechos subjetivos que corresponden universalmente a todos los seres humanos en cuanto dotados del estatus de personas, de ciudadanos con capacidad de obrar; entendiendo por derecho subjetivo cualquier expectativa positiva (de prestaciones) o negativa (de no sufrir lesiones) adscrita a un sujeto por una norma jurídica; y por estatus la condición de un sujeto, prevista asimismo por una norma jurídica positiva, como presupuesto de su idoneidad para ser titular de situaciones jurídicas y/o autor de los actos que son ejercicio de éstas”.

De su lado la novelista mejicana Paulina Aguirre Gutiérrez sostiene que el acceso a la información pública es un derecho fundamental en dos sentidos, primero, porque protege el acceso de las personas a información relevante como un bien básico que garantiza su autonomía individual. La información relevante permite a las personas elegir y desarrollar los proyectos de vida que más les convengan; segundo, porque el acceso a la información en posesión de los órganos del Estado es una condición básica para el ejercicio de los derechos políticos y la libertad de expresión, asociación, reunión y opinión, a efecto de participar en la creación de la voluntad colectiva.

De lo anterior podemos inferir que el derecho de acceso a la información pública no sólo es un derecho humano y fundamental, sino que además implica el reconocimiento de un valioso instrumento legal, mediante el cual las personas pueden ampararse ante sus gobernantes, y solicitarles información de la administración de los recursos públicos, cuya respuesta sea obligada, sin ningún tipo de discriminación por condición social, nacionalidad, edad, sexo o afiliación política.

En ese sentido, dentro de los derechos civiles y políticos la carta magna dominicana dispone en el artículo 49.1 “Toda persona tiene derecho a la información. Este derecho comprende buscar, investigar, recibir y difundir información de todo tipo, de carácter público, por cualquier medio, canal o vía, conforme determinan la Constitución y la ley.

A tal efecto, desde el 28 de julio del 2004 el país cuenta con la ley 200-04 de libre acceso a la información, norma esencial para ejercer la contraloría social y la construcción de una efectiva democracia.

El derecho a la información permite acceder a las informaciones contenidas en actas y expedientes de la administración pública, así como a estar informado periódicamente, cuando el ciudadano lo requiera, de las actividades que desarrollan entidades y personas que desempeñan funciones públicas, siempre y cuando este acceso no afecte la seguridad nacional, el orden público, la salud o la moral públicas o el derecho a la privacidad e intimidad de un tercero o el derecho a la reputación.

También comprende la libertad de buscar, solicitar, recibir y difundir informaciones pertenecientes a la administración del Estado y a obtener copia de los documentos que recopilen información sobre el ejercicio de las actividades de su competencia, con las únicas limitaciones, restricciones y condiciones establecidas en la ley.

A diciembre del 2018 los ciudadanos cuentan con 220 oficinas de acceso a la información y un portal único para solicitar y recibir las informaciones que les requieran a las entidades del Estado “www.saip.gob.do”.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEl dominicano Erik González será el campocorto titular de los Piratas
Noticia siguienteFantino y San Fernando firman memorándum de entendimiento