¡Cuidado corazón!

La Biblia aconseja cuidarnos del corazón porque es engañoso, estas palabras retan las de quienes continuamente afirman lo contrario. Algunos pasan años guardando un sentimiento esperando que el favor y la complicidad del tiempo lo conviertan en una realidad aceptable, pero íntimamente saben que eso nunca será “una verdad”, no obstante, aprovecharán cualquier oportunidad para establecer su modo de sentir y pensar. La libertad es válida siempre que no nos haga reos de un engaño, igualmente, la cautividad es respetable cuando obedece a la práctica de lo correcto, noble y justo. No confundamos “permitido con aceptable”, ni “correcto con razonable”, generalmente, cuando el corazón calla es porque miente, y se amarra al orgullo aunque por dentro reviente. Cuidado, si lo que te da vida es una mentira, ya estás muerto.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEl arte que no tenemos
Noticia siguienteMedina: tecnología obliga a prepararse