Bohemian Rhapsody

131

Es una celebración del grupo Queen, de su música y de su extraordinario cantante Freddie Mercury, que desafió estereotipos e hizo añicos tradiciones para convertirse en uno de los showmans más queridos del mundo. La película plasma el meteórico ascenso de la banda al olimpo de la música a través de sus icónicas canciones y su revolucionario sonido, su crisis cuando el estilo de vida de Mercury estuvo fuera de control, y su triunfal reunión en la víspera del Live Aid, en la que Mercury, mientras sufría una enfermedad que amenazaba su vida (Sida), lidera a la banda en uno de los conciertos de rock más grandes de la historia. Refleja asimismo cómo se cimentó el legado de una banda que siempre se pareció más a una familia, y que continúa inspirando a propios y extraños, soñadores y amantes de la música hasta nuestros días–. Así es como los productores promueven el filme. Es interesante ver el final apoteósico y emocionante teniendo como telón de fondo un cacareado concierto benefícienle para concentrar recursos contra el hambre en Etiopia. Es decir, que aquella banda de rock se monta en el tren que crearon países europeos para descricajar la Etiopía socialista hasta llevarla a un sistema económico y político sin más salida que doblegarse a intereses del gran capital. ¿Hambre en Etiopía? Sí, el mismo esquema de propaganda que se lleva hoy en países como Venezuela que tienen un tránsito hacia el socialismo. Pues bien, lo que sí vemos en este filme es una exposición pormenorizada de un espíritu rebelde del cantautor Freddie Mercury nacido en la India neocolonial del entonces moribundo imperio británico, y que migró hacia Inglaterra donde se convirtió en uno de los más grandes músicos. Bohemian Rhapsody es su gran obra por los elementos expresivos y temáticos que consigue armonizar muy a pesar de ser cada uno tan disímil del otro. Y así mismo es el filme al lograr darnos un retrato fidedigno del proceso creativo de una obra de arte. El filme crece palmo a palmo en cada escena de aquella banda, de aquella cultura del rock, del ambiente ideológico, y de un inmigrante indio que hincó a sus fans que lo veneraban como un tótems moderno. Quien reclame del guión y de su estrategia narrativa es porque no advierte que el filme tiene los mismos elementos estructurales de la canción que le da título. Más que un biopic el interés es obvio por la figura reveladora de aquel inmigrante indio que nos desnudan como si de un “detrás de la cámara” de una película se tratara. Mercury es el Galileo que cita en esa canción, percibo.

HHHH Género: Drama histórico. Duración: 134 minutos.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorProyectos de inversión atados a créditos externos por $839MM
Noticia siguiente“Con mi trabajo lo que quiero transmitir es libertad de expresión”