La Isabela, puerta de América

171

Introducción

¡Qué bueno que la celebración de los 525 Años de la Primera Misa en América, celebrada en la Isabela, Puerto Plata, el 6 de enero de 1494, ha puesto de nuevo sobre el tapete que esta pequeña isla es la Primogénita de América, la Primada, la primera en todo lo que se refiere a América. Aunque cueste creerlo y aceptarlo, esto nos da un puesto y una vocación en América que nos son propios. Sobre esto deseo volver una y otra vez, a lo largo de este año y de mi vida toda.

Ya el Ministerio de Cultura nos ofreció un hermoso calendario, titulado “La Isabela, Puerto de América”. Está cargado de datos e informaciones bien elaboradas, que ojalá estuviera colgado de una pared en cada hogar dominicano.

Ahora quiero referirme sólo a la celebración de los 525 Años de la Primera Misa en la Isabela y en América. Lo haré en dos entregas. Hoy recogeré las intervenciones del Papa Francisco, y de Mons. Julio César Corniel Amaro, Obispo de Puerto Plata. La segunda versará sobre la Homilía del Cardenal Gregorio Rosa Chávez, que pone el acento, en: “Todo comenzó aquí”.

1. Papa Francisco
A Nuestro Venerable Hermano
Gregorio S. E. R. Cardenal Rosa Chávez
Obispo Auxiliar de San Salvador en América
Nuestro Salvador dio el mayor regalo y tesoro a los creyentes en la Última Cena, cuando confirió el sacerdocio a los apóstoles y les encomendó celebrar el misterio de la Eucaristía. “En esta conmemoración Sacramental de Cristo, el propio Jesucristo está presente con nosotros ciertamente, bajo otra forma, pero en su propia sustancia. Cuando iba a subir al cielo dijo a los apóstoles y a los que le acompañaban: “He aquí que estoy con vosotros todos los días hasta la consumación de los siglos” (Mt. 28, 20), confortándoles con la benigna promesa de que permanecería y estaría con ellos incluso con una presencia corporal”. (Urbano IV, Transiturus de hoc mundo). La Iglesia Católica apoyada en la seguridad de esta fe anunciaba siempre y por todas partes cómo conseguir la salvación eterna en Cristo y al mismo tiempo ofrecía piadosamente el Sacrificio Eucarístico.

Cuando al terminar el siglo XV se descubre el Continente Americano, en el segundo viaje de Cristóbal Colón, fueron enviados misioneros, con el beneplácito de nuestro predecesor Alejandro VI, quienes iniciarían la evangelización de los indígenas. Después de llegar al lugar llamado en español La Isabela, allí el día de la Epifanía del Señor del año 1494, el Padre Bernardo Boil celebró en esta tierra la primera santa Misa. Modesto fue el comienzo de esta admirable presencia de Cristo en su verdadero cuerpo y sangre, alma y divinidad, que llenó de su gracia y sigue llenando todo el Continente Americano de lo cual, nosotros, que ejercemos el oficio de Vicario de Cristo, somos fruto y testigo.

Hace poco nuestro venerable hermano Diómedes espinal de León, Obispo de Mao-Montecristi, Presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, nos informó que el día 5 del próximo mes de enero en La Isabela, Diócesis de Puerto Plata, en República Dominicana, los Obispos de esta Nación juntamente con el pueblo fiel recordarán los 525 años transcurridos desde la primera Eucaristía celebrada en América. Para la conmemoración del gran acontecimiento pidieron que algún Cardenal nos representara. Por lo tanto, te nombramos a ti, venerable hermano nuestro, por esta carta, nuestro enviado extraordinario para esta solemnidad. A ti a quien conocimos como un pastor preocupado por la Iglesia en todo el orbe y muy solícito.

Te pedimos que cuando presidas las celebraciones saludes en nuestro nombre desde lo más profundo del corazón a los asistentes y les des muestras sensibles de nuestra caridad. Y les exhortes a todos los creyentes, principalmente a los pastores sagrados, a que conserven siempre la fe católica, la proclamen con valentía y la vivan con amor y buenas costumbres. Mientras ellos mismos dan gracias a Dios con alegría por la presencia real de Cristo, verdadero Dios y verdadero Hombre, en la Eucaristía, tú exhórtales con tu palabra a que por intercesión de los santos se entreguen de verdad a participar de este divino sacramento siempre con dignidad y con frecuencia.

Queremos que sepas, venerable hermano nuestro, que tu misión la hemos encomendado a la intercesión de la Bienaventurada Virgen María, ínclita patrona de América, y de todos los Santos y Beatos de América. Por último, te impartimos con mucho gusto, la bendición apostólica, prenda de una abundante gracia celestial y testimonio de nuestra caridad, que sinceramente queremos la compartas en nuestro nombre con todos los asistentes a tan memorable evento.

El Vaticano, 12 de diciembre, en La Solemnidad de la Bienaventurada Virgen María de Guadalupe, del año 2018, sexto de nuestro Pontificado.
Francisco

2. Monseñor Julio César Corniel Amaro
Palabras de bienvenida a la celebración de los 525 años de la Primera Eucaristía de Monseñor Julio César Corniel Amaro, Obispo de Puerto Plata.

En nombre de la Conferencia del Episcopado Dominicano, de la Diócesis de Puerto Plata y el mío propio, damos la más fraternal bienvenida al enviado especial del Santo Padre Papa Francisco al Eminentísimo Mons. Gregorio Cardenal Rosa Chávez, primer Cardenal de la Iglesia del Salvador y sus acompañantes, los sacerdotes Carlos Manuel Abreu Frías y el Padre Kiwi Bernaldo López Peña.

Es motivo de gran alegría que el Santo Padre les haya designado para hacerse presente entre nosotros con ocasión de la celebración gozosa de los 525 años de la Primera Eucaristía celebrada en estas mismas tierras que fueron testigo del inicio de la Evangelización, el Castillo, La Isabela, del municipio de Luperón, Puerto Plata.

La misión evangelizadora de los indígenas fue encomendada a los Reyes de España un tres de mayo de 1493, misión que debían cumplir bajo santa obediencia. Los Reyes Católicos Fernando II e Isabel encomendaron y ordenaron al almirante Cristóbal Colón difundir el cristianismo entre los pobladores de las tierras recién descubiertas las cuales pasaban a ser adscritas a la corana de Castilla.

Para dar cumplimiento a esta disposición en el segundo viaje de Cristóbal Colón fue enviado como delegado pontificio el monje Fray Bernardo Boil con la misión de instruir a los indígenas. Le acompañaban sacerdotes y laicos. El laico jerónimo más destacado fue Ramón Pané, quien hizo un gran recorrido por la isla en la labor catequizadora. Para 1502 llegó el segundo grupo de agentes de pastoral compuesto por misioneros franciscanos, quienes se dedicaron a la conversión de los indígenas y a su enseñanza. En 1510 llegaron los dominicos y dentro de ellos están Fray Pedro de Córdoba y Fray Antonio Montesinos. Estos al darse cuenta del trato que recibían los indígenas, no dudaron en denunciar la situación de injusticia y ponerse de parte del débil saliendo en su defensa. Los mercedarios y jesuitas llegaron más tarde. La Iglesia en sus inicios fue organizando siguiendo el modelo de la Iglesia en España.

Los primeros misioneros no solo nos trajeron la fe, también la educación, la atención de la salud, obras de asistencia caritativa y no faltó la confrontación en defensa de los indios.

El Papa San Juan Pablo II con ocasión del V centenario de la Primera misa celebrada en este mismo lugar en la que se inauguró este templo gracias a la labor desarrollada por la Fundación La Isabela, el Papa dijo: “es justo resaltar que, ya desde entonces, los misioneros fomentaron los tres grandes amores que han caracterizado la fe católica de sus pueblos: amor a la Eucaristía, amor a la Madre del Salvador y amor a la Iglesia en la persona del Sucesor de Pedro”.

La Iglesia en la Republica Dominicana durante el año 2018 como preparación a esta gran celebración en este Santuario Jesucristo Evangelizador y María Estrella de la Evangelización o Templo de las Américas dedicó el año pastoral 2018 al tema: “Un pueblo en misión, fortalecido por la Eucaristía, prepara la Segunda Etapa del Plan Nacional de Pastoral, con oración, reflexión y empoderamiento de todos”.

Las actividades programadas de cada área o servicio pastoral incluyeron los 5 momentos de la segunda etapa del Plan Nacional de Pastoral; la organización; el fortalecimiento de los procesos formativos para la acción pastoral; el uso eficaz de los medios de comunicación a favor de la evangelización; se incentivaron los valores en la familia, en la educación y en la sociedad; se dio impulso a la Pastoral Familiar, de la Niñez, de la Adolescencia, la Juventud y la Acción Social. Toda la acción desarrollada bajo el lema: “Con la Eucaristía fuente de comunión, impulsamos la misión”.

Como Iglesia que peregrina en la Republica Dominicana en la implementación de la segunda etapa del III Plan Nacional de Pastoral busca responder al problema fundamental que nos afecta como Pueblo y como Iglesia. Cada Diócesis particular integra en su programación las líneas pastorales acordadas a nivel nacional con una metodología prospectiva, global, participativa y con una visión de éxito pastoral.

Hoy estamos celebrando esta acción de gracias con ocasión de los 525 años de la Primera Eucaristía celebrada en América. Al mismo tiempo expresamos nuestro compromiso con la misión evangelizadora con el lanzamiento de la segunda etapa de nuestro Plan de Pastoral.

Bienvenido Señor Presidente, Bienvenido Nuncio Apostólico Mons. Ghaleb Bader, Bienvenidos señores arzobispos y obispos de las diferentes Diócesis con sus delegaciones de sacerdotes y laicos. Bienvenido señor Ministro de Cultura Arquitecto Eduardo Selman Hasbún. Bienvenidos a los miembros del cuerpo diplomático y consular acreditados en la Republica Dominicana. Bienvenidas las autoridades, nacionales, provinciales y público en general. Celebremos estos 525 años de la Primera Eucaristía celebrada solemnemente un 6 de enero de 1494.
Bienvenidos todos.

Conclusión

CERTIFICO que en los textos reproducidos por mí en mi artículo “La Isabela, Puerta de América” son citados literalmente.
DOY FE, en Santo Domingo, a los diez (10) días del mes de enero del año del Señor 2019.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorDice problemas en la frontera son hechos aislados
Noticia siguienteEl arte y el mercado nacional