“A los presidentes no les gusta que les lleven la contraria”

1130
Teófilo (Quico) Tabar emigró a la capital junto a su familia a finales de 1959.
Para Quico Tabar, el martes 30 de mayo de 1961 cuando mataron a Trujillo fue un día de gloria y algarabía para él y su familia

De su niñez en su natal Salcedo, Teófilo (Quico) Tabar guarda gratos recuerdos, algunos “imborrables” como lo fue el triunfo de las Águilas Cibaeñas en 1951. “Ese fue un acontecimiento que recuerdo con mucho agrado, montado en la camioneta de mi papá con una cantidad de hierro y cántaros rodando por las calles.Ese fue un día de fiesta fabuloso. Tenía siete años”, recuerda emocionado Quico Tabar.

Comenta que otro de los recuerdos que aún mantiene vivo en su mente fue lo traumático que resultó darse cuenta de que vivía en una dictadura, “donde no se podía hablar y que los amigos con los cuales podía comunicarse eran contados”. Sin embargo, comenta que corrieron con la suerte de que esos amigos, entre ellos José Puello Rodríguez, padre de José Joaquín Puello, que era fiscal en Salcedo; el doctor Morel Cerda, que era miembro de la Justicia y Luis Senior, entonces subdirector de La Voz Dominicana, aunque eran funcionarios públicos tenían conciencia y mantenían un vínculo estrecho en los círculos juveniles de Salcedo.

1. Sus padres
Mi madre, María Manzur es de Moca, cumplió 104 años el 14 de noviembre pasado. Es una madre de familia de seis hijos que nos sentimos, no solamente orgullosos de ella, sino agradecidos de Dios por dárnosla tanto tiempo. Mi papá, Teófilo Tabar nació en Palestina. Era un gran hombre, trabajador, luchador, con unos principios muy arraigados. Recuerdo que mi mamá le decía que si hubiera sido sacerdote, hubiera llegado a ser cardenal o papa. Él era un hombre antiimperialista, fue víctima del Imperio Romano que gobernaba en Medio Oriente. A raíz de eso emigró a Francia y luego se estableció en Salcedo, donde instaló una fábrica de aceite de higuereta, tenía despulpadora de café y de coco. Junto a sus hermanos tenía una compañía para embarcar frutos desde el puerto de Sánchez. Lamentablemente la Segunda Guerra Mundial acabó con la empresa.

2. Travesura
Ramón de Jesús Pons (Monchú), recién llegado del seminario nos asignó a Geovanny Brito, Antolín Almánzar, Juan Bautista Bloise y a mí ponerle una horca a la estatua de Trujillo que estaba frente al Parque en Salcedo, pero nosotros no podíamos engancharnos, porque la estatua tenía las cinco estrellas en los extremos, además la horca era muy pequeña y la cabeza del busto era muy grande. Entonces agarramos dos latiguitos de los que se conseguían en las oficinas públicas e hicimos una salta, como no alcanzábamos, la enganchamos de las dos estrellas que estaban en el extremo derecho del busto. En ese momento, era de tardecita y comenzaba el movimiento en las calles, porque ya habían abierto las puertas del cine que estaba enfrente, nosotros entendíamos que nos habían visto y nos echamos a correr. No supimos uno del otro durante varios días. Tenía unos 12 años.

3. Un héroe
Cuando pequeño tenía problemas de visión, los ojos se me ponían rojos, tenía muchas molestias. Mi padre me llevó donde el doctor Pascasio Toribio, quien le dijo que tenía una conjuntivitis primaveral, que me llevara donde el doctor Bonilla en Santiago. Recuerdo que mi papá le pidió a un vecino, el señor Doshe Jorge, a quien apodaban “El alemán” que iba para Santiago que por favor me llevara donde el doctor a lo cual el accedió con gusto. Recuerdo que él tenía un hijo llamado Bubi Doshe, que era mucho mayor que yo y era una persona de poco hablar. De regreso a Salcedo, Bubi y yo íbamos en el asiento de atrás, me hizo un comentario de que se iba del país, que se sentía amargado, que él no cabía en el país, pero que pensaba volver. Recuerdo que cuando anunciaron la llegada de los que llamo héroes del 14 de junio que vinieron para la invasión, mencionaron el nombre de Bubi Doshe. Eso fue para mí algo muy grande. Luego me enteré que había muerto en la invasión, me dolió mucho, siempre lo tengo en mi cabeza, él fue mi héroe de minuto.

4. Día de gloria
El martes 30 de mayo de 1961 cuando mataron a Trujillo fue un día de gloria para nosotros. Ese día fue una algarabía, vivíamos en la Capital, en la Arzobispo Portes, esquina El Número. Eso fue una fiesta familiar y de algunos amigos, pero celebramos con miedo y con mucho cuidado, porque en el entorno de mi casa habían varios calieses.

5. Protesta en Radio Caribe
Se realizó una protesta frente a Radio Caribe, eso fue viernes 7 de julio de 1961. Trabajaba en el Banco Agrícola, junto a mis amigos Tácito Perdomo y Acta Medina en el departamento de Contabilidad de Colonos de Caña como operador de máquina de contabilidad mecanizada, me habían nombrado con 16 años. Ese día no fui a trabajar, porque me sentía agripado y mandé avisar con un amigo que no iba a poder ir a trabajar, pero cerca del mediodía llegaron dos amigos, entre ellos Geovanny Bloise y me dijeron que había una caravana de protesta frente a Radio Caribe y nos enrolamos en la marcha. Cuando se produjo la quema de Radio Caribe llegaron los militares y no pude correr hacia mi casa y para donde corrí fue hacia la calle Crucero Harens. Por desdicha en la casa que entré era de un funcionario del Banco Agrícola. Pero como solo éramos tres que manejábamos las maquinas mecanizadas, me llamaron de nuevo el lunes 10 de julio, pero no me nombraron, me asignaron como empleado nominal.

6. Industria azucarera
Fui director interino del Consejo Estatal del Azúcar, designado por don Antonio Guzmán. Un trabajo bonito que hicimos fue en la Corporación de Fomento Industrial, fui su director, pero lamentablemente desapareció. Ahí instituimos un Fondo de Reservas de Garantía. Recuerdo que el señor Silfa, fallecido recientemente, que era gerente financiero, en un viaje que hicimos a México me dijo: director vamos a tratar de instituir un fondo de reserva de garantía para las personas que no tienen garantía, pero sí vocación y capacidad para que el Estado les sirva de garante para que puedan tener acceso a un financiamiento y lo hicimos. Nosotros ampliamos la cobertura, incorporamos la metalmecánica, los talleres de mecánica, entre otros proyectos.

7. Dirigente gremial
En la industria azucarera formamos la Asociación de Empleados Azucareros, donde fui su secretario general junto a Lisandro Macarrulla, Freddy Madera, Tácito Perdomo y Fidias Valerio. Ahí hicimos muchos movimientos, protestas, huelgas. Nos enfrentamos durante el Triunvirato a situaciones difíciles, pero nos desmantelaron el departamento y me enviaron al igual que a los demás compañeros a un ingenio fuera de la ciudad. Nosotros trabajábamos fundamentalmente para darles no solamente un carácter social al trabajador, sino sobre todo a los picadores de caña, velábamos porque se mejoraran los barrancones, el nivel de vida y para que se construyeran escuelas.

8. Director de INESPRE
Fui director de INESPRE designado por Salvador Jorge Blanco a mediados de 1985, función a la que me negaba ir por los graves conflictos y denuncias de irregularidades que había. Recuerdo que José Antonio Najri, que era secretario de Industria; Manuel Coco que era secretario de Finanzas y Hugo Guiliani Cury, entonces gobernador del Banco Central me decían que aceptara esa posición que me iban a dar su apoyo, entonces acepte. Fue un período muy difícil, yo cargue con eso, tener que ir a una institución plagada de problemas, con una auditoría interna. No había dinero para pagar, había muchos alimentos pignorados… Fue un período difícil, pero con la gracia de Dios y con la ayuda de los amigos salimos airosos.

9. Director de Aduanas
En la Dirección de Aduanas duré 10 años. Recuerdo que Minou Torres me llamó el 14 de agosto de 1986 para decirme que Balaguer quería consultarme sobre las factorías que manejaba el INESPRE. Fui a verlo, no sin antes comunicárselo al presidente de entonces que era Jorge Blanco, quien me autorizó que fuera. Le pedí a José Cedeño, hermano de Quiterio Cedeño, que me acompañara, porque no quería ir solo y quería tener un testigo. Durante la conversación, Balaguer me pidió que habláramos a solas, entonces le dije a José que me esperara afuera. Recuerdo que Balaguer me dijo mira mi hijo, la Virgen de la Altagracia me iluminó, el 16 de agosto va a salir un decreto designándote director de Aduanas. Le dije que si se estaba volviendo loco, que si iba a elegir a un hombre que era contrario a él, me dijo que él no tenía problemas de mente, sino de la vista, que su mente estaba buena. Entonces me dijo: bueno el decreto va a salir, usted toma posesión o no, pero ya mi decisión esta tomada. Me eligió con la condición de que las decisiones las tomábamos solo él y yo, que no recibiera llamadas, ni presiones de nadie, comenzando por su casa y que no designara a ningún pariente suyo. Al salir de su despacho, Balaguer me sugirió que consultara a Juan Bosh, a Peña Gómez, a Rafael Herrera y a mi amigo Luis Herrera Campíns, entonces presidente de Venezuela que estaba en el país. Me reuní con ellos y me dieron el apoyo.

10. Condecoración
Recuerdo que una vez, siendo Jorge Blanco presidente había chocado fuertemente con él, porque a la mayoría les gusta que les digan las cosas que quieren escuchar, pero yo no nací diseñado para eso. Recuerdo que a petición del sector de zona franca me iban a entregar una condecoración durante un acto en Baní, Jorge Blanco era quien me la iba a colocar. Cuando el me estaba poniendo la medalla me dijo que me la puso en contra de su voluntad, porque él no estaba de acuerdo, entonces le contesté es si tú quieres.

48 años de casados

Mi esposa Zoila Besonias y yo tenemos 48 años de casados. La conocí recién terminada la Guerra de Abril, mi cuñada Sonia que estudiaba sociología en Chile, había llegado al país, entonces Caonabo Javier Castillo, Luis Rizi y yo fuimos a su casa a visitarla, pero ella estaba en el malecón con sus hermanas Celestica y Zoila, entonces fuimos a encontrarnos con ella. Desde que vi a Zoila me gustó de una vez, Sonia se dio cuenta, me dijo que me había visto mirando mucho a su hermana y le dije que me había gustado mucho y que me parecía que no le caí mal. Recuerdo que duramos cinco años de amores, desde finales de 1965 hasta el 1970 cuando nos casamos. RUn dia mi suegra me dio un ultimátum que le había roto tres sillas, nos preguntó que hasta cuándo íbamos a seguir con amores. Entonces nos decidimos y nos casamos el 20 de febrero de 1970. Tenemos una hija que se llama Geitte y tres nietos que, además de ser cariñosos, son buenos muchachos.

Recuerdo
Mi padre era muy cariñoso, sobre todo eso, él era muy besuquero y le vivía declamando a sus hijos y a sus nietos. Era muy carameloso y así lo recordamos todos. Él murió a los 88 años.

Dificultad
En Aduanas nos tocó iniciar el proceso de cambio, donde tuvimos un choque fuerte con el empresariado dominicano, con los comerciantes y los usuarios que estaban acostumbrados a metodologías viejas.

Dolor
Cuando me enteré de la muerte de Bubi Doshe me dolio mucho, siempre lo tengo en mi cabeza, él fue mi héroe de minuto, que me acompañó al doctor cuando mi papá no podía hacerlo”.

Colaboración
Participé de la creación de la Asociación de Empleados del Banco Agrícola junto a Gaby Castillo, un joven luchador que mataron por el Parque Independencia”.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorCapital despierta con calma luego de fin de año
Noticia siguientePara comenzar el año