Bates de bambú fueron la novedad en Juegos Nacionales

La iniciativa que nació un domingo del año 2012 durante una visita sorpresa del presidente Danilo Medina mostró sus frutos en los pasados Juegos Nacionales celebrados en Salcedo, provincia Hermanas Mirabal. Allí el bate Jumito, que se fabrica en la comunidad de San Isidro Labrador, de Juma Bejucal, en Monseñor Nouel, se ganó la admiración de los bateadores.
Son elaborados por Probambú, una entidad que surgió de una visita sorpresa

En los partidos de béisbol de los recién finalizados Juegos Nacionales 2018, celebrados en Salcedo, provincia Hermanas Mirabal, se utilizaron bates elaborados por manos dominicanas, de un material que a muchos le resulta novedoso y original: el bambú.

El bate, que lleva como nombre Jumito, hace honor a la localidad en donde se fabrica este producto: la comunidad de San Isidro Labrador, que pertenece al distrito municipal Juma Bejucal, del municipio Bonao, provincia Monseñor Nouel.

Jumito es fabricado por un grupo de personas que pertenecen al Proyecto de Habilitación de la Industria del Bambú en la República Dominicana (Probambú), que es la primera planta procesadora de bambú en el país y que surge a raíz de la Visita Sorpresa número 9 del presidente Danilo Medina a unos artesanos que trabajaban con esta planta ornamental.

La creación de este producto tiene su historia, y elCaribe se trasladó hacia la comunidad San Isidro Labrador para contarla.

Una visita

La iniciativa de confeccionar bates de esta planta inició cuando un domingo de 2012 el presidente Medina hizo su acostumbrada visita sorpresa al campo dominicano y, en esa ocasión, se dirige hacia un grupo de artesanos de esta comunidad, ve todo lo que estos podían hacer con el bambú y decide que se inicie la industrialización de este material en la República Dominicana. Es ahí, cuando nace Probambú, que fue el primer paso para la concretización de esa disposición.

Aunque en territorio dominicano se trabajaba desde hace años con el bambú de manera artesanal, todavía aquí no se conocía lo que era su industrialización.

El administrador general de Probambú, Carlos Olivo, comenta que la entidad surge en principio como un acuerdo de formación y capacitación entre la República Dominicana y Taiwán, con quien todavía esta nación tenía relaciones diplomáticas y comerciales. La finalidad de este convenio era que las personas conocieran cómo y qué se necesitaba para industrializar el bambú.

Olivo cuenta que inicialmente el acuerdo contemplaba la elaboración de dos productos formales que eran la cortina y el piso de bambú, pero que luego de dos años, Casimiro De Ramos, director del Fondo Especializado para el Desarrollo Agropecuario (FEDA), -institución que los rige y cubre todos sus gastos operativos-, se les acerca con la iniciativa de que trabajen con la elaboración y producción de bates de bambú.

Los primeros que elaboraron en Probambú fueron hechos en un torno manual de madera, pero a principio de este 2018, la entidad adquirió unas 50 máquinas de las que resulta un bate estandarizado: mismo peso-mismo tamaño.

Estas máquinas pueden tornear el bate de 36 a 37 segundos, algo que con el torno de madera no se podía, ya que con esta modalidad los trabajadores se tomaban de 40 a 45 minutos por cada bate.

Bates aún no se comercializan

Al tiempo de creados los bates, empezaron las pruebas en los torneos campesinos provinciales y al ver que todo resultaba como lo esperado, el director del FEDA hace las gestiones para que esos bates, hechos en el país, se utilicen en todos los eventos de béisbol nacionales y la primera actividad que coincidió fueron los Juegos Nacionales 2018. Por el momento Jumito no está siendo comercializado, pero los planes futuros del Gobierno y de Probambú, es que con el tiempo el país se convierta en una potencia en la producción de estos bates.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorEl negocio que genera el agua dentro de RD aumenta cada vez más
Noticia siguienteEl 2018 fue un año convulso y de sobresaltos para el mundo