La caminata nórdica, una práctica saludable

239
Los beneficios que las personas reciben mediante la práctica de la caminata nórdica son extensos. Danny Polanco
Este ejercicio se realiza con dos bastones tipo esquí y, entre sus beneficios, logra que trabaje el 90% de los músculos del cuerpo

Las 5:30 de la mañana es la hora perfecta. El Jardín Botánico es el escenario idóneo. Lunes y miércoles son los días señalados. Esa es la programación que tienen un grupo de personas que acuden hasta esta zona para practicar la “caminata nórdica” o “nordic walking”, un nuevo sistema de ejercicio que va ganando terreno en el país y que consiste, además, en caminar con la ayuda e impulso de bastones similares a los utilizados en el esquí.

La práctica de esta actividad física regular, que viene implementándose desde 1930 por esquiadores, tiene efectos similares al entrenamiento de otros deportes de resistencia, ya que mejora el 90% de los músculos del cuerpo humano, la capacidad aeróbica, el consumo máximo de oxígeno, la resistencia física, la resistencia psicológica, fortalece el sistema inmunitario y retarda el proceso de envejecimiento, entre otros beneficios, a juicio de Mariluz Viñas, responsable de captar, hace poco más de un año, a un conglomerado de 30 personas que hoy muestran interés por este ejercicio.

“Es una disciplina que en la actualidad está en boga en Europa porque no tiene ningún tipo de impacto a nivel de articulaciones y que trabaja más de 600 músculos del cuerpo. Es como ponerle un 4×4 a las piernas”, expuso Viñas, una ultra maratonista que ha participado en importantes competencias, entre estas recorrer el camino de Santiago de Compostela, en España. Un par de bastón de aluminio bastante ligero es la herramienta principal a usar en este tipo de caminata. Suele ser de carbono o mezcla de carbono y fibra de vidrio. El carbono garantiza una mejor amortiguación que el aluminio y es más estable. Un taco de goma absorbe los golpes y el ruido al chocar el bastón con el asfalto. Un guante con dragoneras asegura que la transferencia de la fuerza de la mano al bastón sea óptima.

“El nordic walking nos permite hacer todo lo que queremos sin sufrir ningún tipo de consecuencias posteriores. Esta es una óptima opción para mantenerse en salud y poder también complementar la parte competitiva. Es una técnica de abrir y cerrar las manos, así como de rotación del pie que activa la microcirculación muy beneficiosa para el fortalecimiento del corazón. En resumen es un deporte de rehabilitación”, apuntó Viñas.

Aprendizaje

Mariluz señaló que en la actualidad desarrollan cursos de cuatro horas que consisten en enseñar una buena técnica de agarre del bastón, ya que no es una caminata normal como la que se acostumbra. Dijo que el 14 del presente mes estarán dando apertura a la escuela, que estará ubicada en la plaza Charles Summer.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorMinerd llevará el arte a escuelas de barrio Capotillo
Noticia siguienteDemócratas listos para hacer oposición