Un merecido homenaje…

Hizo bien el Congresista -de origen dominicano- Adriano Espaillat al motivar y hacer posible -ayer miércoles- la loable iniciativa de que la Cámara de Representantes del Congreso de los Estados Unidos rindiera un merecido Homenaje póstumo a un líder de la talla y la dimensión internacional de José Francisco Peña-Gómez, pues hubo un tiempo -1977-1996- en que, prácticamente, sólo él, de los líderes dominicanos, brillaba y tenía presencia activa internacional por su condición de que fuera vicepresidente mundial de la Internacionalista Socialista (IS), sus relaciones con casi todos los líderes europeos y su siempre reiterada adhesión y amistad con los que él llamaba “Los liberales de Washington”.

Por supuesto, Peña-Gómez, en cierta forma, continuó la senda-aureola que ya había forjado el Prof. Juan Bosch que, desde su exilio -1938- en plena dictadura trujillista, marcó el punto -histórico-político- de inflexión de lo que fue prédica patriótica de lucha y de denuncia al poner al desnudo, a nivel internacional, los horrores y crímenes de un régimen dictatorial sin paragón en las Américas: la dictadura trujillista. Y lo hizo en tres dimensiones: la de político, escritor y cientista social. De esa savia primogénita -y lectura-, en materia de presencia y liderazgo internacional, se nutrió José Francisco Peña-Gómez, pues Juan Bosch siempre fue Escuela.

Y ya en el plano nacional, a José Francisco Peña-Gómez le cupo el mérito histórico de forjarse un liderazgo político en el difícil escenario -contexto-rivalidad- de la impostura de dos liderazgos en contraposición-confrontación política-ideológica y electoral: el de Bosch y Balaguer. Al punto, que, sin duda, llegó a romper la hegemonía política-electoral de esos dos líderes, y situarse como una tercera figura en el espectro político nacional -con luz propia y discurso incendiario-. Es que Peña-Gómez parecía, en la tribuna y la arenga política, un volcán siempre en ebullición (Si hay duda, al respecto, ir a Youtube).

Finalmente, hay que reconocer que si hubo un líder en la historia política contemporánea del país, Latinoamérica o el Caribe que tuvo que ganarse -a pulso, lágrimas, calumnias, maledicencias y dolor- emerger como figura y líder político, ese líder fue José Francisco Peña-Gómez.

Honrar honra, y bien hizo el Congresista Adriano Espaillat y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos en rendirle un justo y merecido Homenaje póstumo a José Francisco Peña-Gómez. Por igual, el gesto del Congresista se inscribe dentro del rol político que debe jugar -sin importar banderías políticas- un representante-político identificado con la historia universal y el legado que van dejando los hombres que trascienden mas allá de sus fronteras… ¡Enhorabuena!

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorArrestan 11 militares por alegado complot
Noticia siguienteDedo sobre una llaga