Luis Castillo es el segundo beisbolista electo para inmortalidad del 2017

Luis Castillo
Luis Castillo (Fuente externa)

Será exaltado al Pabellón de la Fama en el Ceremonial 15 de octubre

El segundo beisbolista que abrazará la inmortalidad en el 51 Ceremonial del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano fue escogido este lunes por esa institución.

Se trata del ex intermedista Luis Castillo, el jugador que con su bate, guante y velocidad fue determinante en una de las dos Series Mundiales ganadas por los Marlins de Florida (1997 y 2003). Luis y José Lima (fallecido) serán los dos peloteros inmortales del deporte nacional en la Clase 2017 del Pabellón de la Fama.

Castillo, Lima y otros seis peloteros seleccionados con anterioridad, serán exaltados el domingo 15 de octubre en un solemne acto que comenzará a las 11:00 de la mañana en el Auditórium principal del Pabellón de la Fama, en el Centro Olímpico Juan Pablo Duarte.

Los demás deportistas electos son Heidy Rodríguez, doble ganadora de medalla de oro en el karate de los Juegos Panamericanos; el medallista de plata en los Centroamericanos y del Caribe de Jamaica 62, Luis Reyes Corcino; los propulsores Bienvenido Solano, Tony Piña Cámpora, y en softbol Modesto Figueroa, otrora gran bateador de la selección nacional.

El presidente del Comité Permanente del Pabellón de la Fama, doctor Dionisio Guzmán, informó que faltan por elegir otros tres deportistas y que la próxima semana esa institución revelará sobre quienes recaerán las selecciones.

15 temporadas

Luis Castillo, nacido el 12 de septiembre de 1975 en San Pedro de Macorís, es uno de los peloteros dominicanos que más temporadas ha jugado en las Grandes Ligas, con 15.

Se retiró con un excelente .290 de promedio de bateo y sus 1,889 imparables lo colocan entre los líderes históricos de hits entre los peloteros dominicanos, así como con su excelente average, que al mismo tiempo es el mejor de todos los tiempos en la franquicia de los Marlins.

Con un WAR de 28.9 en su carrera, Castillo también ocupa sitiales de preferencia entre los peloteros quisqueyanos en bases robadas. Sus 370 hurtos lo ubican entre los primeros 10 de todos los tiempos.

Castillo terminó con  1,001 carreras anotadas, remolcó 443, pegó 28 jonrones, OBP de .368, sluggin de .351 y un OPS de .719. Consumió 6,510 turnos al bate en 1,720 partidos jugados.

Castillo fue uno de los principales intermedistas del juego entre 1999 cuando se convirtió en un jugador de todos los días, hasta el 2007.

A pesar de ser un pelotero al que las constantes lesiones de rodillas y piernas le negaron una mejor carrera, terminó de todas maneras reuniendo los números necesarios que hoy le aseguraron la inmortalidad deportiva en su país.

A sus registros ya citados, Castillo añadió 159 dobles y 59 triples, ya que la velocidad y el choque de pelota era sus dos principales armas. Por eso recibió casi la cantidad de bases por bolas, 800, que los ponches recibidos en su carrara, 850.

Castillo fue en dos ocasiones líder en bases robadas de las Mayores con 62 y 48 en 2000 y 2002. Tuvo otra campaña de 50 hurtos (1999) y en ocho ocasiones superó las 20 estafadas.

Su cifra tope de carreras anotadas fueron las 101 que consiguió en el 2000 y en 2003 se quedó a sólo una de lograr el centenar. Anotó 91 en 2004 y 2007, respectivamente.

Castillo tuvo 10 temporadas seguidas conectando 100 o más imparables y 11 en total, entre ellas tres con más de 180 (187, 195 y 180 en 2003, 2002 y 2000, sucesivamente). Alcanzó la excelencia defensiva como el mejor intermedista de su liga al ganar el Guante de Oro desde el 2003 hasta el 2005. En el 2003 también ganó el Guante de Oro de la Liga Nacional como intermedista y un tres veces Todos Estrellas (2002, 2003 y 2005).

Jugó 10 temporadas con los Marlins, cuatro con los Metros de Nueva York, incluyendo la del 2007 cuando hizo paradas en Minnesota (también estuvo con este equipo en 2007) y Toronto.

Castillo es el jugador latino con la racha más larga conectando de hits de manera consecutiva con 35, lograda en el 2004 cuando superó la anterior de 34 que estaba en poder del receptor boricua Benito Santiago, con los Padres de San Diego, siendo un jugador sustituto de segundo año en 1987.

En la liga invernal

Además de ganar dos anillos de Serie Mundial, Castillo es de los pocos jugadores que dominicanos que siendo estrellas han jugado en la pelota profesional local.

Ayudó a los Tigres del Licey a ganar tres coronas, en los campeonatos 1998-99, 2001-02 7 2003-04, así como las Series del Caribe del 99 y el 2004. Fue líder en triples y bases robadas en la campaña 97-98.

En 114 partidos jugador en la pelota dominicana, Castillo agotó 347 turnos al bate, promedio de .324, pego 127 imparables, 12 de ellos dobles y seis triples, anotó 72 carreras, remolcó 37, con 34 bases robadas.

En semifinales accionó en 47 cotejos, con 29 anotadas, 12 impulsadas, 46 hits en 171 turnos oficiales y .269 de promedio de bateo. En finales tuvo 36 hits en 29 partidos y 122 visitas al plato, para .295 de average,  31 anotadas y 11 robos.

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

Compartir
Noticia anteriorRosario hace sonreír al futuro de los Metros
Noticia siguienteOnamet espera que huracán María alcance la categoría dos en las horas