Croacia, el pequeño que está en la final

430
Luka Modric y Mario Mandzukic celebran el triunfo de Croacia ayer sobre Inglaterra.

MOSCÚ. Tres alargues. Dos tandas de penales. Siempre remontando. Todo eso ha tenido que superar Croacia para convertirse en el país más pequeño en población que accede a una final de la Copa del Mundo desde Uruguay en 1950.

Victoriosos por tercer partido consecutivo tras una prórroga, los croatas avanzaron ayer a su primera final al desbaratar los sueños de grandeza de Inglaterra con una victoria por 2-1. El gol de Mario Mandzukic a los 109 minutos sentenció el triunfo de Croacia en el estadio Luzhniki de Moscú, donde tendrá que volver en cuatro días para toparse con Francia en la final.

Diez minutos antes, el lateral Sime Vrsaljko mantuvo el marcador igualado cuando despejó de cabeza en la raya un remate de John Stones.

“Fue un partido complicadísimo”, dijo Ivan Perisic, el autor del tanto con el que los croatas empataron el marcador y volvieron a la vida a los 68 minutos. “Todos éramos conscientes de lo que estaba en juego, cuán importante era la semifinal para una nación pequeña como la nuestra”. Croacia se convirtió en el primer equipo en ganar una semifinal del Mundial tras darle la vuelta al marcador desde que la Argentina de Diego Maradona doblegó por penales a la anfitriona Italia en 1990.

Los franceses fueron verdugos de los croatas la vez anterior que el conjunto balcánico había llegado a las semifinales, en la edición de 1998.

Francia, que el martes dejó fuera a Bélgica, ganó 2-1 esa semifinal rumbo a la conquista de su primera y única corona.

El gol decisivo cayó en una jugada inocua, en la que los centrales ingleses John Stones y Harry Maguire se durmieron ante el asedio de Mandzukic, quien fusiló con la zurda al arquero Jordan Pickford. Después de 360 minutos de juego, repartidos en 11 días, incluidos dos cotejos ganados en los penales, Croacia cantó victoria otra vez. Y está en la final.

Croacia es un país con una población de cuatro millones de habitantes, la cuarta más pequeña de los 32 participantes de este Mundial, solo por encima de Panamá, Uruguay e Islandia.

Ahora puede convertirse en el país menos poblado que sube al trono desde que Uruguay protagonizó el Maracanazo ante Brasil en 1950, cuando tenía apenas dos millones.