Haitianos en RD condenan protestas violentas en su país

874
En el Pequeño Haití están atentos a la situación. Henri Santiago

Haitianos residentes en el Pequeño Haití de Santo Domingo lamentaron ayer la crítica situación que atraviesa Haití y condenaron las acciones violentas que se registraron durante el fin de semana.

Sin embargo, a pesar de que el presidente haitiano Jovenel Moïse suspendió el aumento de precios a los combustibles y llamó a la normalidad, responsabilizaron al Gobierno del escenario de violencia que viven cientos de haitianos en ese país.

Arcenio Michel, residente en el referido barrio desde hace más de 30 años, expresó que, pese a que el Gobierno dio marcha atrás, falta que el pueblo y los que fungen allá como sindicato echen para atrás con la protesta.

Michel sostuvo que si bien es cierto que el Gobierno no debió subir los combustibles de esa manera y sin anunciarlo, también es cierto que no debió haber una protesta violenta, sino pacífica donde no haya pérdidas de vida humana ni saqueos.

En tanto que Rubén Darío de la Rosa Méndez indicó que ante esos hechos violentos se debe buscar la paz.

“Las protestas deben hacerse de forma calmada, no irrespetando a los demás. Se debe buscar la paz, porque eso es lo correcto. Hay muchos que han perdido sus negocios y pertenencias sin tener ningún tipo de problema”, dijo De la Rosa Méndez.

Mientras que Elías Telemaco expresó que da vergüenza lo que está pasando en Haití, ya que el Gobierno debió tomar mucha precaución para evitar lo que hoy está pasando.

“Yo tengo más de un año que no voy a Haití, pero yo creo que lo que está pasando en mi país da vergüenza, porque el Gobierno debió prevenir lo que hoy vive Haití” expresó.

Telemaco indicó que lo que hizo el Gobierno con aumentar los combustibles es una forma de destruir el país “porque solo lo beneficia a ellos y no hacen nada en el país”.

“Ellos están buscando cuarto para llenarse los bolsillos mientras otros haitianos pasamos trabajo en otros países”, sostuvo.

Diputados reaccionan a protestas

El presidente de la Cámara de Diputados, Rubén Maldonado, dijo que la situación en el vecino país es preocupante y que con ella, “Haití se está autodestruyendo como nación”.

Igual preocupación externó Fidel Santana, del Frente Amplio, quien planteó que detrás de esas protestas hay un componente político, que puede degenerar en otra ocupación de fuerzas extranjeras. “La situación es muy lamentable”, dijo.