Juan Bosch – Pedro María Pimentel y Antonio Imbert – 11

443
José de Jesús Morillo López, Jefe de la Policía. Archivo OGM

Primeros meses de 1966

Tal como hemos indicado en Páginas anteriores, la situación creada por el supuesto espionaje de Pedro María Pimentel a la casa que ocupaba Juan Bosch, mereció editoriales, caricaturas, largos cuestionamientos por la Policía, escritura de cartas explicando la relación con el acusado, como detallamos en esta entrega. El primer documento reseñado es el editorial del periódico El Caribe, luego incluimos la carta de la Fuerza Interamericana de Paz, en la que prácticamente se desliga de la contratación de Pimentel, y, por último, reseñamos la primera parte del largo informe de la Policía Nacional sobre el cuestionamiento no solo de Pimentel, sino también de varias personas que hubieran tenido algún tipo de relación con él.
15 de marzo
Editorial El Caribe
Seria situación.

Un joven dominicano fue detenido por la Policía Nacional acusado de haber estado espiando, en los alrededores de la residencia del ex presidente Juan Bosch, por encargo de soldados norteamericanos de la Fuerza Interamericana de Paz (FIP).
La acusación es muy seria y hasta ha provocado una reunión del Cuerpo Diplomático en pleno, en la sede de la Nunciatura. Los pormenores de esa reunión todavía no se conocen.

El caso se complica, además, por la existencia de declaraciones contradictorias del joven detenido así como por la existencia de lo que es, desde cualquier ángulo que se le mire, un debate público de la cuestión.

Creemos que este es un problema que amerita, por sus graves implicaciones, una exhaustiva pesquisa oficial que abarque todos los aspectos y sus posibles ramificaciones. Y ya que es del dominio de la opinión pública, y como ésta debe saber siempre dónde descansa la verdad, también sería conveniente que el resultado de las investigaciones se diera a la publicidad.

Las autoridades, tienen pues, la palabra.

15 de marzo de 1966
El Caribe
FIP niega vinculación en caso Pedro María Pimentel
La Fuerza Interamericana de Paz negó ayer toda vinculación entre Pedro María Pimentel y militares de la FIP en la supuesta denuncia de espionaje en los alrededores de la casa del ex presidente Juan Bosch.

La FIP dijo que Pimentel trabajó el 2 de marzo pasado “por un solo día”, en un campamento de las tropas extranjeras.
El mayor Davis Burnett dio a la prensa un comunicado de la FIP.
Preguntado al mayor Burnett si no se exige identificación a las personas que trabajan en los campamentos de la FIP, respondió:
“Cuando son trabajadores fijos, sí. Cuando van a trabajar un solo día, como Pimentel, no se hace tal exigencia.” “Esto así, agregó Burnett, porque trabajan bajo la vigilancia de nuestros soldados”.

El comunicado emitido ayer por la FIP, dice textualmente:

“Tomando en cuenta las noticias dadas por la prensa, la radio, la televisión de esta capital sobre los informes dados por el joven dominicano Pedro María Pimentel, en las cuales hace referencia a elementos de la FIP, el servicio de relaciones públicas de ésta se permite esclarecer al público que en investigaciones efectuadas no hay ningún militar de la FIP envuelto en los asuntos antes mencionados.

“Por otro lado, se encontró lo siguiente: que el joven Pedro María Pimentel efectivamente trabajó como operario y por un solo día, el 2 de marzo de 1966 en un campamento militar de la FIP.
“Que el uniforme brasileño que vestía el señor Pimentel, según sus propias declaraciones dadas y firmadas en la Policía Nacional era un uniforme viejo y deslucido que él había encontrado en el depósito de basura.”

19 de marzo de 1966
El Caribe
A continuación se publica íntegro el texto del informe rendido al jefe de la Policía Nacional por tres oficiales que realizaron las investigaciones en el caso de Pedro María Pimentel, condenado anteayer a seis meses de prisión por usar uniforme de una fuerza extranjera.

“Santo Domingo, 16 de marzo de 1966
“Al : Jefe de la Policía Nacional
“Su despacho
“De los oficiales: Teniente coronel doctor Luis Arzeno Regalado, primeros tenientes Armando García Fernández y Jesús Núñez Carela, P. N.

“Asunto: Investigación realizada en torno a la detención del nombrado Pedro María Pimentel, por parte de miembros de la escolta del profesor Juan Bosch.

“Anexos: 1. Seis (6) interrogatorios practicados a los señores Ramón Santiago, Freddy Eddy Melo Ortiz, Rafael Vásquez de la Cruz, Pedro María Pimentel y a las nombradas Leonora Germán y Mercedes Meyreles García;

2. Seis (6) fotografías tomadas en el sitio donde ocurrieron los hechos; y

3. Un certificado médico legal del nombrado Pedro María Pimentel
1. Respetuosamente y en cumplimiento a su orden verbal, procedimos a realizar la investigación que en relación con la detención del nombrado Pedro María Pimentel hicieron miembros de la escolta del profesor Juan Bosch, en los linderos de la parte atrás de la cerca perteneciente a la residencia del citado líder político, de cuyo resultado informamos lo siguiente:

a)Que se ha establecido por los interrogatorios practicádoles al alférez de navío Ramón Santiago; sargento (BZ) Freddy Eddy Melo Ortiz; marinero (BZ) Rafael Vásquez de la Cruz, M. de G., de la brigada mixta “Gregorio Luperón”, y asignados a la escolta del profesor Juan Bosch, y a los nombrados Leonora Germán y Mercedes Meyreles García, que este elemento fue visto merodeando en los límites de la parte atrás del largo patio de la residencia del profesor Juan Bosch, vestido con un pantalón y una camisa verde olivo, sucia y deteriorada, de las usadas por los soldados brasileños que componen parte de la FIP, en Santo Domingo. Que por su aspecto despertó sospecha a la niña Esperanza Heredia Germán, y a su madre, Leonora Germán, la cual dio parte de inmediato a los escoltas del profesor Juan Bosch, quienes inmediatamente salieron en su persecución, logrando capturarlo al salir a la autopista “30 de mayo”, siendo conducido por ante el alférez de navío Ramón Santiago, M. de G., quien lo interrogó, respecto a qué hacía por ese lugar, contestándole Pedro María Pimentel que él había ido allí enviado por unos soldados americanos, entre ellos un tal William, a quien conoce muy bien y habla perfectamente el español, los cuales le ofrecieron la suma de US$50 para que buscara un lugar por donde se pudiera penetrar a la residencia del profesor Juan Bosch sin ser visto por los centinelas, dejándolo después de interrogado bajo la custodia del marinero (BZ) Rafael Vásquez de la Cruz, M. de G., hasta las 5 de la tarde de ese día 11-3-66, cuando le fue entregado al general de brigada José de Jesús Morillo López, Jefe de la Policía Nacional, quien andaba acompañado del vicepresidente de la República y ministro de Interior y Policía, licenciado Manuel Joaquín Castillo; doctor Brito Mata, ministro de Trabajo y del licenciado Silvestre Alba de Moya, ministro de Agricultura.

b) Que en relación con la declaración que se dice dio el nombrado Pedro María Pimentel, comprobamos que fue cierto que las dio, pero alega que las hizo forzado por los golpes y torturas morales a que fue sometido por parte de los escoltas mencionados, asegurando que todo lo que dijo lo inventó para salvar su vida. En este sentido indagamos con diferentes personas de ese sector para determinar si era cierto que había recibido maltratos, sin haber podido establecerse la veracidad de sus declaraciones a pesar de que conforme al certificado médico legal, anexo 3), presenta golpes, contusiones y laceraciones, curables antes de 10 días.

Continuará la próxima semana