Invasión en Guanuma

108

Señor director: Con escándalos y acontecimientos como el de la muerte a tiros de dos profesionales de la comunicación en una emisora de radio en San Pedro de Macorís y posterior “suicidio” del matador; así como el asombroso e inaudito hecho de la venta de los terrenos de toda una barriada completa, como es el caso de Los Tres Brazos, cualquiera pudiera pensar, aunque peque de ingenuo, que con acontecimientos como estos se le pondría remedio al desorden generalizado y la inseguridad que existe en nuestro país con la tenencia y propiedad de la tierra.

El 14 de febrero de 2017, el país fue estremecido con el asesinato en plena labor del director de una emisora de radio y un locutor en San Pedro de Macorís: los comunicadores Leo Martínez y Luis Manuel Medina. Días después nos enteramos que todo fue producto de la corrupción, de las mafias que trafican con las tierras del Estado y de particulares. Pero tiempo antes habíamos sufrido, habíamos pasado por el asombro, anonadados, de que todo un barrio con toda su gente, había sido vendido: Los Tres Brazos.

Ahora veo informes de prensa que dan cuenta de que “propietarios de tierras en la comunidad de Guanuma, municipio Santo Domingo Norte, están con el grito al cielo debido al despojo constante de que son víctimas por parte de bandas dedicadas al negocio de cercar parcelas, tanto del Consejo Estatal del Azúcar (CEA) como de terrenos privados, para venderlas por solares”.

Me causó gran pesar enterarme que entre los afectados por estas últimas invasiones de tierra en Guanuma está mi buen amigo, el periodista Julio Rosa. Me consta que a base de mucho sacrificio adquirió lícitamente, con todas las de la ley, esa parcelita en el CEA, la cual tenía debidamente saneada a los fines de, además de vivienda, cultivo y foresta.

Los afectados expresan su asombro y dolor ante la indolencia e indiferencia del CEA y otras autoridades competentes en el asunto, ya que se trata de invasores, de vándalos, de gente perfectamente identificables por los organismos correspondientes.

Consideramos que el CEA, la Policía Nacional y las autoridades judiciales, no pueden abandonar a su suerte a todos estos esforzados ciudadanos que con muchos sacrificios, de manera limpia, se hacen de alguna tierrita, para luego ser despojados vil e impunemente de lo que por ley y por justicia les pertenece. ¡Las autoridades no pueden incentivar el crimen y la violencia…!
José Vicente Calderón R.
Periodista

Abiertas o cerradas

Señor director: Expertos en derecho con vínculos en el Gobierno, nos convencen de que las primarias abiertas no son inconstitucionales. Mientras, expertos traídos por Funglode nos hablan de lo negativo de ese modelo. Eso, por solo citar dos aspectos del intenso y extenso debate. Lo malo de todo esto es que se mantiene el tranque sobre la ley de partidos, solo por los desacuerdos entre los presidentes Medina y Fernández.
José Enrique Marte
Ciudadano