Reacciones diversas a decisión de RD de apoyar resolución de OEA

1211
Miguel Mejía, presidente del MIU y ministro de Integración Regional, habla sobre la paz tras Cumbre en Singapur. Archivo
Miguel Mejía, presidente del MIU y ministro de Integración Regional, habla sobre la paz tras Cumbre en Singapur. Archivo

Venezuela. Las reacciones sobre la decisión de la República Dominicana de apoyar la resolución de la OEA que desconoce el gobierno de Nicolás Maduro, ha recibido reacciones diversas.

El presidente del Movimiento Izquierda Unidad (MIU) y ministro de Integración Regional, Miguel Mejía, rechazó “de manera determinante que se mezcle a nuestra patria con los planes de invasión militar contra Venezuela, que son el próximo paso del imperio tras la fabricación de este pírrico pacto de complicidad, por el que se ha empeñado con todo su poder desde hace años, y apenas ha podido conseguir con una frágil votación”. Dijo que la iniciativa de declarar ilegítima la reelección del presidente Nicolás Maduro fue impulsada por los Estados Unidos y el Grupo de Lima y a eso se sumó la República Dominicana.

De su lado, el presidente de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), Manolo Pichardo, cuestionó la decisión de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que aprobó una resolución con el apoyo de 19 países que desconoce las elecciones del pasado 20 de mayo de Venezuela en las que se reeligió a Nicolás Maduro.

“Asistimos a un teatro político global en donde el juego vulgar y obsceno de mentiras y manipulaciones aturde hasta a los más inteligentes para no ver más allá de lo aparente: nos convertimos en una inmensa masa de borregos y repetidores que actúa contra sus propios intereses”, declaró en un comunicado.

En tanto, el presidente de la Asociación de Industriales de la República Dominicana (AIRD), Campos de Moya, calificó de valiosa la decisión del país de apoyar la resolución de la OEA que declara ilegal las elecciones de Venezuela con las que fue reelecto Nicolás Maduro como presidente.

El empresario afirmó que ese país suramericano es uno de los más ricos de Latinoamérica y en cambio, Maduro, ha hecho que miles de venezolanos emigren a otros países en busca de mejores condiciones de vida y a esperar que él salga del poder.

El politólogo Ricardo Pérez Fernández consideró que fue correcta la decisión de República Dominicana de apoyar con su voto la resolución que declara ilegal las elecciones de Venezuela en las que fue reelecto Maduro. “Esas elecciones del 20 de mayo hay que denunciarlas y no validarlas”, expresó.

Agregó que nada que haya surgido de una “artimaña ilegítima como lo fue el haber convocado una asamblea constituyente amañada para en esencia sustituir al Congreso que le era adverso puede ser legítimo”. Sostuvo que precisamente por eso el Gobierno dominicano se retiró del diálogo porque Maduro lo que buscaba era ganar tiempo y nunca tuvo intenciones de entenderse con la oposición.

Descartó que en el corto plazo la decisión de la República Dominicana pueda tener consecuencias políticas. “Tal vez consecuencias a mediano plazo porque habría que ver si China, aún aliada de Venezuela, objeta la decisión del país de distanciarse de Maduro”, subrayó.

En las redes sociales diversas figuras de la opinión pública reaccionaron ante la decisión de la República Dominicana de respaldar la resolución de la OEA.

El dirigente de la Fuerzas Nacional Progresista (FNP), Vinicio Castillo Semán, felicitó al gobierno del presidente Medina por la decisión porque es lo correcto apoyar los millones de venezolanas que están afectados.

Miguel Mejía dice que respeta la decisión

Miguel Mejía dijo que el MIU respeta la postura de República Dominicana respecto a Venezuela, aunque no la comparte. “Desconocemos las razones que llevaron al Gobierno dominicano a cambiar de postura, en un momento en que era necesario preservar al presidente Danilo Medina como árbitro imparcial en el proceso de diálogo entre el Gobierno venezolano y la oposición”, dijo. Consideró que no se debió cerrar ese capítulo “ni descalificar al árbitro”.