Un “paseo” por la cocina griega

220
La cocina griega es fundamentalmente mediterránea. Sus productos básicos son el aceite de oliva, el vino, las legumbres, la carne y el pescado.

La gastronomía griega es rica y saludable. A grandes rasgos, se parece bastante a la cocina española y sobre todo, a la dieta mediterránea. Sus recetas incluyen como ingrediente básico el aceite de oliva, las especias y una gran variedad de condimentos y verduras frescas, entre ellas: tomates, berenjenas, judías verdes, zanahoria, pimiento, cebolla, apio, papa, así como pescados y carnes.

Grecia tiene muchas zonas costeras, por lo que el pescado es uno de los alimentos que más consumen, sin embargo, la carne es más demandada que éste, siendo la más consumida la de cordero.

Uno de los platos más conocidos de la gastronomía griega es la Mousaca, una especie de lasaña, en la que se emplea berenjena en lugar de pasta para la separación de las capas. Dentro de la gran oferta culinaria se destaca también la Fasolada, un guisado que muchos recetarios de cocina griegos definen como el “plato estrella” de su cocina. Sus ingredientes básicos son las alubias, las habas o los frijoles y el aceite de oliva, además de algunas verduras como zanahoria, pimiento, cebolla, apio, etc. Otro plato muy popular es el Kleftiko, cordero horneado a fuego lento después de haber sido marinado en ajo, hierbas y zumo de limón.
En el terreno de los postres, Grecia también tiene una buena fama; donde uno de los más conocidos es la Diples, que se prepara a partir de una masa fina frita en aceite muy caliente y mojada, posteriormente, en almíbar o miel; así como el Kourabiedes, galletas de mantequilla elaboradas con almendras molidas y, en ocasiones, con un poco de brandy para brindarle un poco de aroma. También se le puede añadir vainilla, agua de rosas o mastika, un licor típico de la isla griega Quíos. Pueden adoptar múltiples formas: esférica, ondulada, media luna y redondeada con apariencia de galleta común.

Las bebidas griegas sirven casi siempre para acompañar las comidas, o bien para beberlas solas y antes de comer. Las más comunes son el café, el auzo y el anís, así como los vinos blancos y rosados.