Una pareja de adolescentes con VIH pide ayuda para un bebé que tiene

2386
Adolescente con VIH.

Moca. Hacinados y viviendo de la caridad de los vecinos, una pareja de adolescentes de 16 y 15 años infectados con VIH, solicitan ayuda a las autoridades para sacar adelante a un bebé que procrearon.

Los menores residen en una pequeña casucha ubicada en el barrio Viejo Puerto Rico, en el municipio de Moca, por la cual pagan 400 pesos cada mes. Alimentar al bebé y costear los medicamentos de ambos, son solo algunos de los compromisos y preocupaciones del joven de 16 años, quien narró la difícil situación por la que atraviesa junto a su pareja sentimental, una jovencita de 15 años, a quien muchas veces no tiene con qué alimentar.

“Yo he salido muchas veces a buscar trabajo pero aquí todos saben que yo tengo esa enfermedad y nadie me quiere dar empleo, por eso no he podido ni ponerme un tratamiento para mi enfermedad”, narró el adolescentes a periodistas que lo visitaron en su residencia. Más que para él, el joven solicita el apoyo de las autoridades o cualquier voluntario para poder darle a su hijo una vida mejor.

“Yo pido que por favor nos ayuden, no tanto por mí, sino por mi hijo, quien gracias a Dios nació sano, pero yo quiero que él tenga una vida mejor, sacarlo de este lugar que es muy peligroso para su desarrollo”, refirió al insistir sobre su necesidad para subsistir y tener una vida digna.

De su lado, la madre del niño, una adolescente de 15 años, hija de una pareja de esposos que murió hace varios años de VIH, dijo que actualmente está recibiendo algunos medicamentos vía el hospital del Seguro Social en Santiago. La preocupación de la joven es la misma de su pareja sentimental, proporcionarle alimentos y atenciones médicas a su bebé de seis meses de edad.

“Nosotros comemos de lo que nos dan algunos vecinos, el niño toma leche si alguien nos la regala, pero ahora mismo es muy poca la ayuda que tenemos”, dijo la joven cuyo nombre se omite por su condición de menor de edad. Dijo que para ellos es difícil conseguir trabajo, ya que por su condición de salud sufren mucha discriminación.