Director del Instituto de Cardiología:“La hipertensión es el gran problema de este país”

2686
Dr. Ernesto Díaz, director del Instituto de Cardiología.
El director del Instituto deploró que no existan políticas preventivas del Ministerio de Salud para atacar este mal

Un estudio post mortem o de autopsias realizado por el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) reveló que el 75% de los decesos por muerte súbita o repentina correspondieron a hombres y el 25% restante a mujeres, desencadenados en ambos sexos por enfermedades arterioscleróticas.

Aunque los hombres llevan la peor partida por acumular factores de riesgo que los predisponen a sufrir cardiopatías, tales como la diabetes, hipertensión, tabaquismo y sobrepeso, y pese a que las hormonas femeninas ejercen una especie de efecto protector en las mujeres hasta la llegada de la menopausia, de cada diez muertes de mujeres, ocho son por enfermedades cardiovasculares y solo dos por cáncer.

“Sin embargo, las mujeres se preocupan más por el cáncer que por las enfermedades cardiovasculares”, afirmó ayer el director del Instituto Dominicano de Cardiología, Ernesto Díaz Álvarez, quien resaltó que éstas suelen confundir los infartos con una sensación de indigestión y eso que hace que tarden más tiempo en acudir a un especialista, con lo cual las complicaciones pueden ser peores.

Díaz Álvarez recordó que las enfermedades cardiovasculares constituyen la principal causa de muerte en el país, por encima de los accidentes de tránsito, el cáncer y otras patologías. De hecho, de cada 100 muertes, 38 son desencadenadas por trastornos cardiacos.

Según la Encuesta sobre Prevalencia de Hipertensión Arterial y Factores de Riesgo realizada el año pasado bajo el auspicio del Seguro Nacional de Salud (Senasa), el 31% de los dominicanos padece hipertensión y un 32% desconoce su condición.

75% de población no hace ejercicio

El sedentarismo que hace que entre el 60 al 75% de la población no realice ningún tipo de actividad física es uno de los principales factores de riesgo de estas patologías, que unido a la hipertensión, la diabetes, el colesterol alto o hipercolesterolemia, el sobrepeso, una dieta alta en carbohidratos, sales y azúcares y el consumo de alcohol y tabaco, son considerados como enemigos del corazón, según Díaz Álvarez al ser entrevistado junto a los doctores Pedro Vidal Corniel, jefe de pre y post quirúrgico, y Josué Pichardo, jefe de Enseñanza en el marco del Almuerzo Semanal de Multimedios del Caribe.

De hecho, el doctor Vidal Corniel agrega que si se logra controlar estos factores de riesgo la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que nuestra vida media podría prolongarse hasta los 100 años. “Son dos factores mecánicos como la hipertensión y la obesidad; dos metabólicos que son la diabetes y la hipercolesterolemia y tres conductuales: el cigarrillo, la dieta y el sedentarismo. Debemos lograr que la población tenga una presión arterial controlada, léase de 130/ 80; niveles de glicemia, colesterol y peso controlados, es decir, un índice de masa corporal entre 18 y 24.9”, dijo.

Alto consumo de azúcar y sal

El especialista dijo que uno de los grandes problemas de los dominicanos es una dieta cargada de grasas saturadas por el alto consumo de carnes, pescados embutidos y quesos fritos por lo que sugirió que en el caso de las carnes estas sean cocidas a la plancha o al vapor.

Otro hábito dañino es la gran ingesta de bebidas azucaradas, por el hecho de que el azúcar es un carbohidrato que al final, por su metabolismo termina convertido en grasa que se deposita en las arterias generando la arteriosclerosis.

Con respecto a la sal, el director del Instituto explicó que pese a que la OMS recomienda un consumo promedio de cinco gramos por día, equivalentes a una cucharadita de café, los dominicanos tienen un consumo por encima de esa cantidad.

La sopita o caldo de pollo es dañino

“Resulta ser que el 90% de los hogares cocinan con sopita, y una sopita de esas, tiene 17 gramos de sal. Imagínese cuando usted hace una famosa bandera dominicana, que lleva fritos verdes con sal, ensalada con sal, habichuelas con sal, carne con sal y el arroz con sal. Cuando viene a ver es inmensa la cantidad de sal que consumimos”, dijo el galeno, tras resaltar que los dominicanos son “sal sensibles” por tener genes africanos en su genética que los hacen más susceptibles a desarrollar hipertensión derivada del consumo de sal.

Guías cambiaron

Sostuvo que aunque los más recientes estudios indican que el 31% de los dominicanos es hipertenso, bajo los nuevos parámetros establecidos por el Colegio Americano de Cardiología y la Asociación Americana del Corazón, la cifra podría duplicarse, ya que según los cambios de las guías clínicas americanas una persona que tenga la presión en 130/80 ya es considerada hipertensa I, cuando anteriormente esos valores estaban fijados en 140/90. “Es una cifra que rechazamos y es realmente alarmante, ya que de ser así se tragaría en diez veces el presupuesto de salud por los altos costos de los medicamentos”, dijo.

Los galenos coincidieron en la necesidad de que el Ministerio de Salud Pública ejecute una campaña preventiva para atacar al asesino silente como también se le conoce a la presión arterial alta, que aunque generalmente pasa desapercibida puede manifestarse con síntomas como dolor de cabeza, alteración visual, mareos, dolor de estómago y dolor de pecho, que inicialmente pueden ser atribuidos a otras patologías.

Deploraron que de 1998 al 2011 no se hayan adoptado acciones preventivas y educativas lo que ha incrementado los factores de riesgo que provocan las enfermedades cardiovasculares como la diabetes, la cual creció 168% en ese periodo; la hipertensión que aumentó un 20%; la obesidad en un 34% y el colesterol alto en un 119%.

En ese sentido, recomendaron a la población someterse a un chequeo rutinario por lo menos una vez al año, hacer ejercicio y llevar una dieta cardiosaludable rica en vegetales, frutas, pescado, legumbres, cereales.

Atención a los más pobres

Según el director del Instituto Dominicano de Cardiología, fundado en el año 1962 por el doctor Héctor Mateo, el centro ha asumido la responsabilidad de brindar atención cardiovascular a los más pobres del país, con los más altos estándares de calidad y profesionalidad.

“Aquí habrá instituciones parecidas pero no mejores que la nuestra”, aseguró Díaz Álvarez tras quejarse de la subvención estatal de RD$19 millones anuales, la cual fue aumentada ligeramente a RD$25 millones este año, pero que según dice, no alcanza ni para pagar la factura eléctrica.

Indicó que gracias al Programa “Salvando Vidas 24/7” el centro ha dispuesto que cuatro cardiólogos y cuatro hemodinamistas estén de servicio en las madrugadas para brindar atención a aquellos pacientes que pudieran estar sufriendo un infarto o accidente cardiovascular. Dijo que gracias a la iniciativa, se ha evitado el infarto a alrededor de 100 pacientes.

La tasa de mortalidad del instituto es de sólo 4.7%

Sostuvo que a pesar de que el 35% de sus pacientes llegan en estado crítico por su condición de pobreza la tasa de mortalidad es de apenas 4.7% por las excelentes atenciones prestadas. Según las estadísticas del centro, el año pasado se brindaron 53,087 consultas cardiológicas, se atendieron 14,660 emergencias, se realizaron 33,538 procedimientos y 5,569 procesos de diálisis. Díaz Álvarez también se mostró optimista por la promesa de reconstrucción y ampliación del centro por parte del Gobierno encabezado por el presidente Danilo Medina, quien ya dio el primer palazo para la obra cuya inversión se estima en RD$300 millones. Insistió en que es el único presidente que se ha acercado a la institución y a través del ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, lograron la donación de un angiotomógrafo valorado en RD$50 millones. El doctor Josué Pichardo, jefe de Enseñanza, explicó que el Instituto es la primera escuela para la formación de especialistas en cardiología desde el año 1964. Desde entonces ha realizado 43 graduaciones donde egresaron un total de 184 cardiólogos distribuidos en todo el país, pero especialmente en el Gran Santo Domingo.

Afirmó que en este momento hay 16 doctores en formación, cuatro de los cuales se gradúan el 1 de julio. Tienen acuerdos con universidades canadienses y españolas.

Sedentarismo
Díaz Álvarez deploró que entre el 60 y el 75% de los dominicanos no realice ninguna actividad física, lo cual le predispone a sufrir cardiopatías”.

Azúcar y grasas
Los galenos explicaron que el azúcar se convierte en grasa al ser metabolizada, la cual se almacena en las arterias causando arteriosclerosis”.

Frituras
Las carnes, embutidos y quesos fritos tienen un alto contenido de grasas saturadas que afectan la salud cardiovascular”.