Platos que “reinan” en la cocina rusa

520
La gastronomía rusa ofrece una gran variedad de sopas, de las que, sin duda, el “Borsch” es la más popular.

Más allá de la bebida rusa por excelencia, el vodka, Rusia cuenta con una gastronomía variada y llena de sabor, en donde abunda el pescado, las aves de corral, la fruta, la miel, una gran variedad de panes, cereales y cervezas.

Fría o caliente, la sopa es uno de los platos más importantes en la cocina tradicional rusa; ya sea de carne, pescado, verduras, setas, con leche, y hasta con dulce, este plato está considerado por los rusos como saludable.

Las especialidades rusas más recomendadas son las siguientes: como primer plato, la sopa Schi, elaborada con patata, col y carne; la sopa Solianka o la Ujá, una sopa elaborada a base de pescado. Como segundo plato, o plato complementario, está la ensalada Olivié, conocida como “ensaladilla rusa”, hecha con patata, guisantes y mayonesa. Esta ensalada es muy consumida en fiestas especiales como la de fin de año. También está el “pelmeni”, muy parecido a los raviolis y que suele acompañarse con mantequilla o ketchup. Finalmente, como postre, podemos probar los famosos “Blini”, unos crepes muy populares y que se sirven con mantequilla, mermelada, caviar o rellenos de pollo, jamón, setas, patatas o fruta.

Es de importancia destacar que el Borsch es la sopa más conocida de Rusia. Se elabora con remolacha, carne, batata y otras verduras y, habitualmente, se sirve con nata agria, como muchos otros platos en Rusia.