Juan Bosch – Pedro María Pimentel y Antonio Imbert – 4

258
Juan Bosch, 1966. Archivo OGM
Primeros meses de 1966

Esta Página continúa con el interesante suceso en que se vio envuelto un joven campesino, acabado de llegar de un campo de La Vega, con el profesor Juan Bosch, en los días previos a las elecciones de junio de 1966. Los políticos que terciarían en dichas elecciones, especialmente Bosch y Balaguer, temían por sus vidas. Bosch consideró que el jóven Pimentel había sido enviado a espiarle.

“Según la declaración dada a la publicidad por la Policía Nacional, Pimentel negó que fuera agente de las fuerzas de la FIP y que hizo su declaración para “salvar la vida”, ya que los guardias de Bosch le habían amenazado de muerte tras propinarle culatazos y otros golpes.

“Bosch negó enfáticamente que eso hubiera sucedido y afirmó, en su alocución por radio, que él (Bosch) jamás permitiría que se atropellara a nadie.

“Los diplomáticos que visitaron la casa de Bosch fueron el embajador Bell, de Gran Bretaña; el embajador Jiménez Arnau, de España; el nuncio, monseñor Clarizio y el doctor Bianchi, presidente de la comisión de Derechos Humanos de la OEA; también el embajador Penna Marinho, quien representa aquí la comisión ad hoc de la OEA.

“Ayer fue imposible obtener la reacción de esos diplomáticos. Tampoco se pudo saber qué se trató en la reunión en la Nunciatura, a la cual asistió una mayoría del Cuerpo Diplomático acreditado en el país.

“Se tiene entendido, sin embargo, que la situación preocupa a muchos diplomáticos, especialmente después de publicarse la declaración hecha por Pimentel a la Policía Nacional.

“En la declaración original de Pimentel, entregada en casa de Bosch a los diplomáticos, se menciona a un sargento William, y a cinco otros soldados norteamericanos. En una nota al pie de la declaración de Pimentel se afirma que William “estuvo presente durante la tortura de Luis Castillo Pulgar, preso en la Policía el 3 de febrero, confundiéndolo con un hombre rana.”

“En su alocución de ayer Bosch dijo que no sabía si el nombre del detenido era realmente Pimentel. Sin embargo, en otra nota al pie de la declaración del detenido, entregada a los diplomáticos, se dice: “El preso, Pedro María Pimentel es sobrino de José Agustín Pimentel, dueño de almacenes y de la factoría de arroz Astoria. Es millonario y muy amigo de Antonio Imbert”.

“Según Pimentel, en su primera declaración, “los demás soldados que los acompañaban dijeron que había que acabar con esos ranas y con el profesor Juan Bosch, para que haya tranquilidad en el país.”

“En la primera declaración de Pimentel se dice que los informes que debía recoger tenía que trasmitirlos al sargento William en la “oficina donde anota lo que ellos utilizan para trabajar, que está al lado de donde botan la basura.

“En ningún momento se da el apellido del sargento William (William en inglés es el equivalente de Guillermo en español).

“Se supo que cuando Pimentel fue apresado vestía parte de un uniforme de soldado brasileño. Ayer se pudo determinar que Pimentel se dedica a recoger, en los alrededores de los campamentos, desperdicios y prendas de vestir ya desechadas. Se presume que la ropa que usaba la había obtenido de esa manera.

“Se informó que Pimentel fue detenido por los hombres rana a pocos metros de su cuartel, en la parte posterior de la residencia del profesor Bosch. Fue entregado a la Policía Nacional después de ser interrogado.

“En la Policía comunicó el sábado a los periodistas locales que se había negado haber recibido dinero para espiar la casa de Bosch. El joven dijo que se encontraba en el lugar donde fue sorprendio por los guardias del ex presidente en cita con una mujer.

“Los hombres rana, según las versiones, persiguieron a Pimentel durante varios minutos antes de apresarlo entre unos matorrales.

“En la Policía se informó el sábado que Pimentel fue entregado a una comisión que visitó al profesor Bosch, que integraban los ministros de Interior, Trabajo y el jefe de la Policía.

“Pimentel declaró en la casa de Bosch que hace un tiempo un grupo de jóvenes que vive en el Barrio Nuevo recibieron ofertas de miembros de la FIP para intentar penetrar sin ser vistos en la residencia del líder perredeista.

“En la Policía Nacional Pimentel expresó que iba cruzando por un camino que hay en el kilómetro siete, “a visitar la mujer de un hermano mío que vive en ese lugar.”

“Señaló que en ese momento entró a un matorral para una necesidad fisiológica. Pimentel usó en su declaración a la Policía, para definir esta “necesidad”, las palabras de “me dio deseo de darle al cuerpo”.

“Dijo que una niña lo vio y salió huyendo avisándole a su mamá (de la niña).

“Entonces vi cuando la señora se dirigía a donde los hombres rana diciéndole allí hay un hombre vestido de militar, descalzo”.

“Agrega que salió huyendo con destino a la autopista pero fue detenido por dos hombres rana que “me cayeron a culatazos”.

Pimentel subrayó en sus segundas declaraciones que los hombres rana lo amenazaron de muerte y le insinuaron que dijera que miembros de la FIP le habían pagado para entrar en la residencia del presidente del PRD.

“Cuando fue entrevistado por la Policía, Pimentel todavía vestía parte del uniforme que usan los soldados brasileños. Aseguró entonces que lo obtuvo de una botadera de basura.

“Dijo también que ayuda a los soldados de la FIP de los alrededores a botarle la basura.

“Pimentel sufría mareos cuando niño. Dijo ya estar completamente curado.

“Alega que es natural de Arroyo Hondo, provincia La Vega. Declaró que solo tiene nueve días residiendo en la
capital.

“El interrogatorio completo practicado a Pimentel se publica en otro sitio de esta edición.”

Continuará la próxima semana