Doctora Carmen Sarah Mota: “Hubo gente que se vacunó pero no lo necesitaba”

1400
Vacuna
La infectóloga cree que el tema fue mal manejado por las autoridades .

La alarma provocada por un caso de difteria dificultó el acceso a la vacuna para los grupos en riesgo

Dra. Carmen Sarah Mota
Presidenta de la sociedad de infectología

La alerta epidemiológica emitida por el Ministerio de Salud hace unas semanas a raíz de un caso importado de difteria, provocó una alarma generalizada que se tradujo en el desbordamiento innecesario de los centros de vacunación por parte de adultos sanos que no necesitaban el biológico, dejando al descubierto el gran desconocimiento del tema en la población. El Caribe conversó con la presidenta de la Sociedad Dominicana de Infectología, Carmen Sarah Mota, quien reiteró que no existe un brote de difteria en el país.

¿Existió realmente un brote o se trató de una crisis mal manejada?

Creo que el malentendido estuvo con la palabra alerta, porque cuando dicen alerta, tú como que te espantas. No voy a  negar que me pareció que quizás las autoridades en principio no lo manejaron de la manera más apropiada y eso provocó una alarma en la población. Alarma y alerta no son sinónimos. Cuando uno habla de una alerta epidemiológica se refiere a que los mecanismos deben activarse para evitar una situación, no significa que ya tengo la situación. Quizás el no poder transmitir adecuadamente a la población esa diferencia, hizo que las personas se inquietaran y pensaran en algo inminente que hizo que se desbordaran los centros de vacunación. Otra de las cosas que mostró esa situación, es que definitivamente las personas no conocen de vacunas porque mucha gente preguntaba si le faltaba esa vacuna, y como no tenían la tarjeta, en el caso de las madres, preguntaban por sus hijos que tenían cinco dosis, incluso, hasta seis dosis, o por ejemplo, una madre con varios hijos que en sus embarazos se colocó toxoide diftérico y toxoide tetánico, estaba protegida. Esta vacuna nunca viene sola, viene con toxoide tetánico, como DT o viene como triple bacteriana, como DPT, es decir que protege contra difteria, pertussis y tétanos, incluso como pentavalente. Prácticamente todos los niños tienen esta vacuna

¿Qué lección podemos sacar de esa situación?

Quizás ahora la gente entienda la importancia de la tarjeta de vacunación, de que si vas ahora como adulto y te vacunas y te dan ese cartoncito tú lo conserves conjuntamente con tus documentos personales, porque quizás hubo personas que se vacunaron que no la necesitaban, y el problema de que tú te vacunes sin necesidad no es para ti, es para otros, y me explico: no está demostrado que vacunarse de más, entre comillas, provoque daños al ser humano, o sea, si te pones inadvertidamente una vacuna que ya recibiste, eso no te causará ningún efecto adverso, sin embargo, tal vez el que la necesitaba y estaba en riesgo no la recibió. De hecho, existió el temor de que se agotaran las vacunas precisamente por la alta demanda. Parte de lo que se vio con toda la vorágine fue el desconocimiento sobre la vacunación y también el desconocimiento de ese trabajo que a veces no se ve en el Estado, porque son cosas que no son tan tangibles, al ser enfermedades que desconocemos porque hace mucho no se presentan.

¿Cómo evalúa la cobertura del país?

La cobertura de vacunación de difteria en nuestro país es bastante buena, por eso las sociedades médicas estábamos preocupadas por la reacción de la población, pero no tanto pensando en una posible propagación, porque aquí la cobertura es bastante buena. El Ministerio de Salud inmediatamente comenzó un plan de contingencia vacunando en la frontera a ese personal que podría estar en contacto con esos posibles pacientes sospechosos. No está de más mencionar que este problema en Haití no es nuevo. Ya desde hace unos cuantos años Haití viene lidiando con su brote de difteria, más de 500 casos, más de 70 muertes. La alerta se emitió para nuestro país porque llegó ese niño procedente de allá, pero los casos sospechosos de pacientes dominicanos sin antecedentes de contacto de haber salido fuera se descartaron. Todavía no hemos tenido el primer caso confirmado hasta el momento de esta entrevista.

Al igual que la difteria, la región de las Américas ha visto resurgir otras enfermedades prevenibles por vacunas que ya estaban controladas como es el caso del sarampión. ¿A qué se debe?

Hace unos años un científico expresó que las vacunas eran víctimas de su propio éxito. Al disminuir muchas enfermedades por su uso masivo la población bajó la guardia. Además hace unos años en una revista muy respetada en el ámbito médico como The Lancet salió publicada una investigación del doctor Andrew Jeremy Wakefield que aseguraba que las vacunas estaban ligadas al autismo. Años después se demostró que esos estudios no fueron llevados de la manera correcta y se desmintió, incluso, ese artículo no aparece en las ediciones digitales de esa revista, pero ya el daño estaba hecho, se había iniciado una campaña contra las vacunas. Muchos padres decidieron no vacunar a sus niños lo que llevó a que las tasas de vacunación en algunos países de Europa y Estados Unidos bajaran. Cuando tú bajas la tasa de vacunación como se mueve el mundo actualmente entonces empiezan a aparecer los casos y ya están en Latinoamérica. Venezuela tiene una situación política que se traduce en lo económico, y termina siendo humanitaria que ha llevado a que en muchas zonas del país no haya biológicos, entonces, allá se han presentado casos no solo de sarampión, también de difteria. En Brasil también desde hace tiempo. En resumen, los grupos antivacunas, más los conflictos económicos y bélicos de algunos países, son parte de los factores que han incidido para que algunas vacunas escaseen, para que las tasas de vacunación en algunos países disminuyan y se vean casos de enfermedades que creíamos estaban ya controladas.

¿Cómo podemos prepararnos para evitar casos autóctonos, tomando en cuenta que no podemos detener los flujos migratorios ni el turismo?

El Ministerio de Salud Pública y las sociedades médicas y proveedores de salud deben mantener la vigilancia a través de la notificación oportuna de casos sospechosos y tú como paciente, como padre, revisar la tarjeta de vacunación, verificar que tu niño tiene SRP (sarampión, rubeola y paperas). Aquellos adultos que se vacunaron hace muchos años y van a viajar al exterior es bueno que se documenten si en ese país se han presentado casos. Ya hubo un caso en Argentina, ha habido casos en Guatemala, entonces si usted va a viajar a Centro o sur América asegúrese de recibir un refuerzo de sarampión. Si mantenemos la tasa de vacunación alta no tenemos por que temer a una posible propagación porque si llega un caso y todos están vacunados se corta la transmisión. Por eso es importante recordarle a la población que la vacuna es gratis.

Es importante la vacunación en adultos?

Un refuerzo en la edad adulta ayuda a que tu sistema inmune reciba ese “buster”, ese refuerzo y puedan de nuevo crearse las defensas para evitar estas enfermedades, y a su vez, evitar que se pueda infectar a otras personas.