Diversión todo incluido con tus amigos por el Caribe

639
Diversión todo incluido el Caribe con Pullmantur
Diversión todo incluido el Caribe con Pullmantur

Si estás esperando con ansias la fecha de tu embarque en un crucero por el Caribe para relajarte y descansar, te invitamos a considerarlo dos veces, porque “descansar” puede ser relativo con la agitada y entretenida agenda de actividades que puedes encontrar a bordo de Pullmantur.

Tus días a bordo pueden ser tan organizados o improvisados como gustes, tú decides cómo quieres pasar tus vacaciones. A continuación, te contamos como serán tus días y algunas actividades que puedes realizar para vivir toda una experiencia inigualable.

Día de embarque

Después de mucho buscar entre diferentes opciones para irse de viaje, tus amigos y tú se deciden por un itinerario de Islas del Caribe y St. Lucia, saliendo de Santo Domingo en República Dominicana. Ya todo está listo, luego disfrutar de una encantadora caminata por la zona colonial de Santo Domingo, ubicada a escasos minutos del Puerto de Sans Souci, es hora de embarcar y dar inicio a unas merecidas vacaciones.

Una vez a bordo, ya con el traje de baño listo para comenzar la diversión desde el primer minuto, luego dar una vuelta por las instalaciones, suben al área de la piscina a tomar lugar después de pedir una bebida refrescante en el bar, toman posición para relajarse y disfrutar la salida del barco del puerto, mientras dan tiempo a que llegue el equipaje al camarote.

Una vez llegas a tu habitación, decides tomar una ducha y cambiarte de ropa para ir a cenar al comedor principal, mientras terminas de arreglarte, tocan a tu puerta y te hacen entrega del “Diario a bordo”, lo revisas con detenimiento pues tiene toda la información sobre las actividades y el lugar de desembarco al día siguiente. Este diario lo dejan todas las noches en tu camarote, para que organices toda la agenda de actividades para el día siguiente y puedas revisar cualquier cambio de horario según los destinos visitados.

Con los Buenos días

Segundo día y van en navegación al próximo destino, luego de descansar, te levantas por la mañana y das un vistazo por la ventana del camarote, contemplas la belleza del Caribe, mientras te debates cuál puede será la mejor manera de comenzar el día. Te decides por hacer algo de actividad física dándole un par de vueltas a la pista de footing, dejar que el aire salado y los primeros rayos del sol toquen tu piel para llenarte de energía. Regresas al camarote a tomar una ducha e ir al buffet a desayunar, donde has quedado con tus amigos para comer y luego ir a la piscina.

Ya en la piscina, tus amigos y tu se animan a participar en las diversas actividades junto al staff del crucero, comenzaron bailando y terminaron jugando en dinámicas con otras personas que estaban ahí igualmente para divertirse. Sin duda, el ambiente se presta para pasárselo bien.

Es hora de tomar un descanso, para recargar energías para la noche, deciden ir por un café y se encuentran con una banda tocando música en vivo, sin duda, la mejor manera de pasar una tarde de crucero luego de una mañana tan agitada. Están seguros de querer continuar la fiesta, es momento de ir a los camarotes a refrescarse y cambiar de ropa para ir cenar al comedor principal.

Noches de fiesta

Ya en el comedor principal, lo más difícil es decidir qué comer, pues además de las sugerencias del chef que cambian todos los días, tienes toda una carta con ricos platos diseñados para deleitarse, donde hay que elegir una entrada, un plato fuerte y el postre. El personal encargado en el restaurante hace que la experiencia de la cena se convierta en un momento de indulgencia.

Luego de una cena sin precedentes, es hora de mover el cuerpo, después de revisar toda la agenda de actividades nocturnas: casino, teatro, música en la piscina, todos por decisión unánime, se inclinan por la discoteca. Al llegar, la música está buena y el ambiente mucho mejor, por lo cual se convierte en un entorno ideal para conocer y compartir con otras personas de otras partes del mundo.

Descubre los destinos de forma diferente

Al día siguiente, te levantas y piensas: ¡Qué noche la de anoche!, una buena fiesta con el mejor ambiente latino y toda la música que te gusta.

Además de la buena fiesta, elegiste un crucero porque sabías que ibas a pasar una semana conociendo nuevos lugares, es tu tercer día a bordo, has llegado a San Cristóbal en Basseterre, un pedazo del caribe que combina la playa con la selva tropical y te animas con tus amigos a recorrerla en una excursión 4x4La aventura comienza en el muelle rumbo al interior de la isla, repleto de pueblos y montañas tapizadas de frescos bosques tropicales.

En un momento dado, llegaron a la cima de una montaña privada. Allí, a 300 metros de altura, disfrutaron de unas vistas panorámicas de toda la selva, la costa de San Cristóbal, la capital, Basseterre, y la cercana Isla Nieves. Luego de fotografiarlo todo, la excursión continúo por las montañas del lado contrario de la isla, también llena de aldeas, en una de ellas pudieron visitar la histórica Iglesia de Santa María, sus construcciones tradicionales y campos de cultivo. Por último, para cerrar con broche de oro, conocieron la costa atlántica hasta llegar a una playa en el mar Caribe donde decidieron pasar la tarde, antes de regresar al puerto.

Hasta ahora cada destino ha resultado increíble, el agua cristalina del Caribe resultó ser bastante seductora y con mucho para descubrir. Ya con un buen broceado trabajado en cada playa, es el quinto día de crucero, tus amigos y tu están listos para vivir más adrenalina, por lo que al llegar a Antigua deciden hacer el Canopy Tour y adentrarse en la exuberante selva tropical.

Comenzaron la excursión, contratada a bordo gracias a la asesoría del staff de crucero, caminando un enorme puente colgante. Luego de cruzar los esperaban una serie de caminos sobre las copas de los árboles donde pudieron disfrutar de unas vistas panorámicas únicas e inolvidables. Atravesaron un espectacular túnel donde se encontraban árboles de gran tamaño, enormes rocas y una fantástica variedad de especies naturales. Por suerte, ninguno sufre del corazón, sin duda, fue una experiencia excitante que nunca van a olvidar.

La diversión nunca termina

Al llegar de regreso al barco, completamente exhaustos, coordinaron ir cada uno a sus camarotes a descansar un poco y después ir cenar en el buffet que tiene un horario más flexible. Ya con las baterías recargadas, se fueron a la piscina donde había una fiesta de blanco con música en vivo. Después de bailar unas cuantas canciones de salsa, la noche todavía es joven y deciden acercarse al Casino, tus amigos no son personas de apuestas, pero se animan a probar suerte en altamar.

Sin duda, ha sido una semana llena de experiencias, conociendo destinos y personas de diferentes países, la comida una delicia, sin tiempo para aburrirse, todos los días a bordo de un crucero están llenos de actividades. Ya sea en grupo de amigos, pareja, en familia o solo, no será difícil encontrar con quien pasar un buen momento, practicar un deporte, o simplemente disfrutar de un espectáculo de teatro a bordo de Pullmantur.

¡Reserva y descubre cómo un plan puede convertirse en mil experiencias!