Ojalá Guido se decida

1866

Estoy convencido de que si mañana saliera arremangado a los pueblos y barrios, podría convertirse en el líder de masas que tanto necesita este país; si elevara un discurso cargado por igual de razón y emoción, sería el mejor émulo de Peña Gómez; si motorizara, día a día y sin descanso, los sentimientos más auténticos de una sociedad que debe imponerse a sus fracasos; si se liberara de la camisa de fuerza partidaria que le ha impedido emular cabalmente el ejemplo de su padre, Guido Gómez Mazara bien podría ser el nuevo punto de partida en este decadente sistema político…(Ojalá se decida).