Gobierno defiende la viabilidad del proyecto El Riito

549
El Gobierno trabaja en la colocación de muros en el proyecto. Ricardo Flete

La Vega. El proyecto de El Riito, que levanta el gobierno en este municipio, no solo recogerá las aguas en los ocho kilómetros de encajonamientos, sino que impactará a 60 barrios en su trayecto desde la falda de la cordillera Central hasta su desembocadura en el río Camú.

El mayor cuestionamiento se hace al tercer proyecto de ocho edificios de apartamentos que se edifica cerca de la aguas del Camú para ubicar a familias desalojadas del barrio San Miguel.

La viabilidad es defendida por Luis Marte, viceministro administrativo de la Presidencia, encargado de todo el engranaje, quien asegura que se quiere hacer daño con informaciones erróneas y que tienen que ver con la cercanía de dichos apartamentos con el afluente.

Los cajones colocados en todo su paso de la cañada de El Riito, es de aproximadamente cinco pies de ancho y en algunos puntos llegando al Camú, la profundidad puede ser superior a la altura de un edificio de siete pisos, según explicó el funcionario.

Avances

La avenida y el puente, que darán paso a una nueva entrada a La Vega, a cargo de la constructora Rizek, están avanzados en un 85 por ciento. La nueva vía permitirá conectar con la avenida Peralta Michel. En tanto que los ocho edificios, cada uno de 32 apartamentos del proyecto San Miguel, están a cargo de ingenieros que ganaron concursos, tanto de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE) como de la Presidencia.

Con esta son tres las edificaciones, para un total de 464 apartamentos, pues hace un tiempo que el gobierno entregó los proyectos Concordia, cercano al Seguro Social, y Vista del Parque, en Villa Rosa.

Luis Marte informó que además se trabaja para reparar y reconstruir aproximadamente mil viviendas en las barriadas enclavadas en el entorno de El Riito.

“Ya se ha hecho un plan de movilización de 850 familias, de esas, 208 ya recibieron apartamentos, otras tienen casas alquiladas y el resto fueron indemnizadas, porque no querían las casas”, apuntó el funcionario.

Al salir al frente a los cuestionamientos del proyecto, recordó que aún no está concluido y que la intención es que esté listo antes de finalizar este año 2018. Marte dijo que a los muros de gaviones que ya fueron colocados, serán levantados dos metros más para proporcionar mayor seguridad a los beneficiarios del proyecto.
La inversión total en todo lo que envuelve el proyecto es superior a los tres mil millones de pesos, según se ha proyectado.

Creen proyecto les asegura una mejor vida

En el barrio El Canario, donde prácticamente inicia el encajonamiento, cientos de familias con casuchas de hojalata, madera y zinc, esperan que mejoren las condiciones de vida. Reconocen la situación de incertidumbre que vivieron por años, por lo que la canalización de las aguas les dará cierto alivio. El expresidente del Colegio de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (Codia), Teodoro Tejada, manifestó que el proyecto debe continuarse, pero antes realizar un estudio de receptividad eléctrica a los edificios para ver qué daños sufrieron con la saturación de los suelos con las inundaciones.