Piden revisar normas de privacidad infantil en YouTube

759
YouTube (Fuente externa)

Lea con detenimiento los términos del servicio de YouTube y se dará cuenta de que ha afirmado que tiene edad suficiente para ver el contenido de la plataforma de videos compartidos.

“Si tiene menos de 13 años, por favor no use el servicio”, dicen las condiciones de uso. “Hay muchos otros grandes sitios web para usted”.

Esta advertencia pasa desapercibida para los millones de niños de todo el mundo que visitan YouTube para ver caricaturas, canciones de cuna, experimentos de ciencias o videos de juguetes.

En una queja formal presentada el lunes, una coalición formada por grupos defensores de la infancia y los consumidores pidió a la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos (FTC) que investigue e imponga multas millonarias a Google por la supuesta violación de privacidad infantil en YouTube y por permitir comerciales dirigidos específicamente a ellos.

“Google se beneficia notablemente de vender publicidad para los programas dirigidos a menores que emite”, señaló Jeff Chester, director del Center for Digital Democracy, uno de los colectivos responsables de la demanda. “Hace acuerdos con productores y distribuidores de programas para niños en internet en todo el mundo. Google ha construido un negocio global y muy lucrativo basado en las profundas conexiones de los niños en YouTube”.

El modelo de negocio de la plataforma de videos se basa en rastrear las direcciones IP, historiales de búsqueda, identificadores de dispositivos, ubicaciones y otros datos personales de sus consumidores para acotar los intereses de sus espectadores y personalizar su publicidad. Pero este modelo no debería funcionar con los menores estadounidenses, que están amparados por la Ley de Protección de la Privacidad Online de los Menores (COPPA, por sus siglas en inglés). Esta norma, que se aprobó hace 20 años, prohíbe que las empresas de internet recopilen datos personales de niños de menos de 13 años sin el consentimiento de sus padres.

La coalición acusa a YouTube de violar la COPPA y de beneficiarse deliberadamente de atraer a los niños a lo que Chester califica de “parque de juegos digital lleno de comerciales”, donde la publicidad de muñecos, parques temáticos o zapatillas de deporte aparecen junto a videos dirigidos a los niños.

En un comunicado enviado por correo electrónico, YouTube dijo que “leeremos a fondo la denuncia y evaluaremos si hay cosas que podamos hacer para mejorar. Como YouTube no es para niños, realizamos una inversión significativa en la creación de la aplicación YouTube Kids para ofrecer una alternativa diseñada específicamente para niños”.