La lección que sacudió a Starling Marte

975
Starling Marte espera en 2018 recuperar el terreno perdido. Johnny Rotestán
El jardinero habla con elCaribe sobre los duros días tras su sanción por esteroides y los cambios que ha hecho en su vida

Una suspensión por consumo de esteroides duele. Los días que vienen después que la misma es pública son peores. El dominicano Starling Marte confirma cada detalle de la pesadilla que vivió y de la dura lección que aprendió.

“Esto no se lo deseo a nadie”, dijo Marte a elCaribe en una entrevista en su residencia antes de partir al entrenamiento de los Piratas de Pittsburgh en Bradenton, Florida.

“Yo vine a dormir bien de noviembre para acá. Ni dormía ni comía bien”, señaló el jardinero con un rostro que refleja de inmediato a un ser humano que comenta sobre horas largas, probablemente las más extensas de su vida, llenas de un sabor amargo.

Starling fue suspendido por consumo de esteroides el 18 de abril del año pasado, con la contienda de Grandes Ligas recién comenzada tras dar positivo a Nandrolona. Su sanción fue de 80 partidos. Perdió dos millones 486 mil 339 dólares de su salario de cinco millones 333 mil dólares en la estación de 2017.

El golpe al bolsillo se siente, pero la avalancha de comentarios que laceran la reputación y el impacto en el ambiente familiar no tienen precio.

“Eso es lo peor para un atleta porque todo se te viene encima”, dijo Marte, quien no eludió su responsabilidad por la sustancia en su cuerpo, pero aclara que no lo hizo con la intención de engañar o sacar ventaja.

“Yo acepté mi error. Asumí las consecuencias. Pero no tenía motivos para eso porque lo primero es que no soy ese tipo de atleta, también con un contrato garantizado, dos años seguros y cuatro con las opciones. Pero pasó. Yo no sabía la verdad de todo hasta que vine a jugar aquí ahora y una persona me explicó cómo pasó todo”, comentó el nativo de Villa Mella, quien en 2014 firmó por seis temporadas y 31 millones de dólares con los Piratas de Pittsburgh. Las dos opciones son del equipo, una en 2020 valorada en 11 millones 500 mil dólares y la de 2021 en 12 millones 500 mil dólares.

“Quien me lo contó”, indicó el patrullero en relación a un amigo cercano, “me dijo que ya no podía verme así, pero que no me lo dijo antes por temor a una reacción mía (de violencia). Yo me sentía mal y esa persona puso algo en mi cuerpo para que me aliviara, pero yo nunca supe nada hasta que en noviembre me explicó. Ya eso pasó, pudimos escalar el obstáculo y volver a las Grandes Ligas con la frente en alto y ahora solo queda dar lo mejor de mí”.

Cambios en todo

Marte se considera una persona que fue “muy confiada”. Ahora es diferente. “Ahora he cambiado. He limpiado mi entorno y ando con mi círculo pequeño de personas que me vieron crecer”, dijo.

El dos veces ganador del Guante de Oro (2015 y 2016) recibió un gran respaldo de su esposa, Noelia Brazobán de Marte, en los momentos difíciles que llegaron mientras cumplía su suspensión.

“Fue un gran apoyo. La tenía conmigo siempre, dándome una ayuda especial porque en ocasiones yo no quería ni comer y pasan muchas cosas que uno sufre”, comentó Starling, quien es el padre de tres hijos.

Dentro de lo aprendido, está el dedicarle más tiempo a la familia. “Ahora soy más familiar, comparto más con mis hijos. He madurado mucho y no es que no salga, pero mucho menos. Sigo siendo alegre, pero le dedico más tiempo a mi familia”, indicó.

Marte espera recuperar el terreno perdido en la próxima campaña de las Grandes Ligas que se inicia el venidero jueves 29. En 2017, vio acción en 77 encuentros. Bateó para .275 con siete jonrones y 31 remolcadas. Se robó 21 bases.

Su gran año en las Mayores fue el 2015 cuando tuvo promedio de .287 con 19 jonrones, 30 dobles y empujó 81 vueltas.

“He trabajado fuerte y me he concentrado en corregir detalles de mi juego. Estamos enfocados y con Dios mediante voy a ser el pelotero que la gente ha visto con calidad y que se divierte en el juego”, dijo Marte.

“Lo que queda es avanzar y dejar lo malo atrás”, agregó.